01 junio 2013

Algo con B


Una balakava o balaclava es como se conoce en los paises angloparlantes a un pasamontañas.
Se llama así porque fue popularizado por las tropas britanicas que sirvieron en Balaklava, Ucrania, durante la guerra de Crimea.

La llamada Guerra de Crimea fue un enfrentamiento belico entre el Reino Unido, Francia, Viena y el Imperio Otomano, y Rusia que se desarrollo entre 1854 y 1856. Basicamente, despues de ganar acceso al mar baltico y al mar negro, el Zar Nicolas puso sus ojos en el mar mediterraneo. Como el Imperio no podia permitirse presencia rusa en el mediterraneo y a los britanicos no les interesaba perder el control de sus colonias en el norte de Africa, se trato de detener a los rusos a cualquier precio. Para evitar el avance ruso se bombardeó Odessa y se puso bajo asedio la cuidad de Sebastopol, puerto ruso al mar negro en la peninsula de Crimea. Durante este asedio de 6 meses hubo al menos una gran ofensiva sobre la localidad de Balaklava que resulto inocua para desesperacion de ambos bandos.
En esa ofensiva, los britanicos trataron de tomar la ciudad y los rusos trataron de liberarla, quedando en tablas debido principalmente a dos hechos principales:La carga de la Brigada Ligera y La delgada linea roja.

Se dice, se cuenta, se comenta, que la famosa carga de caballeria britanica contra las baterias de cañones rusos fue fruto de una serie de malentendidos, mala baba y querer demostrar quien la tiene mas grande, pero no entre un bando y otro, sino entre los oficiales del ejercito britanico.
Al mando de la operacion se encontraba Fitzroy Somerset, Barón de Raglan, quien puso al mando de la division de caballeria a George Charles Bingham, 3er Earl de Lucan y como General de Brigada al cuñado de éste Lord Cardigan. Era manifiesto y conocido la enemistad que habia entre los cuñados, pero aún así a Raglan le debio parecer buena idea.
No lo fué
A raiz del resultado de varias escaramuzas en la ruta a Sebastopol, los animos estaban encendidos. Por ejemplo en el cruce del rio Bulganek las tropas de infanteria repelieron una emboscada rusa y Bingham ordeno perseguir a los rusos en retirada. Pero Raglan cancelo la carga ordenando a la caballeria a volver. Cual niño pequeño Bingham se enfadó y mas tarde, durante la batalla del rio Alma obligo a su division a permanecer inane mientras la infanteria lanzaba un ataque frontal. Adujo que no moveria un dedo sin ordenes expresas de Raglan, lo que enfureció a los soldados de a pie. Tras la batalla, sin embargo, Raglan ordeno cruelmente cruzar el rio sin detenerse ni dar refresco a los caballos, que acababan parandose en medio del cauce a beber.

Con este estado de animos llegaron a Sebastopol. bueno, no al mismo Sebastopol, sino al pueblo cercano de Balaklava, a unos 15km de distancia. La madrugada anterior se habian mandado ordenes a la guarnicion que ya se encontraba asediando la ciudad, informando que la llegada del contingente ante los informes de fuerzas rusas superiores en la zona. Aparentemente el oficial al mando del asedio decidio no ponerse en marcha sino hasta haberse terminado su desayuno britanico, con lo cual las fuerzas aliadas no llegaron sino hasta finalizada la contienda.

Hacia el final de la batalla fue cuando ocurrio la famosa Cabalgada al Infierno que el poeta britanico Tennyson popularizaria al enterarse del evento.

“Media legua, media legua,
Media legua ante ellos.
Por el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.

“¡Adelante, Brigada Ligera!”
“¡Cargad sobre los cañones!”, dijo.
En el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.

“¡Adelante, Brigada Ligera!”
¿Algún hombre desfallecido?
No, aunque los soldados supieran
Que era un desatino.
No estaban allí para replicar.
No estaban allí para razonar,
No estaban sino para vencer o morir.
En el valle de la Muerte
Cabalgaron los seiscientos.

Cañones a su derecha,
Cañones a su izquierda,
Cañones ante sí
Descargaron y tronaron;
Azotados por balas y metralla,
Cabalgaron con audacia,
Hacia las fauces de la Muerte,
Hacia la boca del Infierno
Cabalgaron los seiscientos.
Brillaron sus sables desnudos,
Destellaron al girar en el aire,
Para golpear a los artilleros,
Cargando contra un ejército,
Que asombró al mundo entero:
Zambulléndose en el humo de las baterías
Cruzaron las líneas;
Cosacos y rusos
Retrocedieron ante el tajo de los sables
Hechos añicos, se dispersaron.
Entonces regresaron, pero no
No los seiscientos.

Cañones a su derecha,
Cañones a su izquierda,
Cañones detrás de sí
Descargaron y tronaron;
Azotados por balas y metralla,
Mientras caballo y héroe caían,
Los que tan bien habían luchado
Entre las fauces de la Muerte
Volvieron de la boca del Infierno,
Todo lo que de ellos quedó,
Lo que quedó de los seiscientos.

¿Cuándo se marchita su gloria?
¡Oh qué carga tan valiente la suya!
Al mundo entero maravillaron.
¡Honrad la carga que hicieron!
¡Honrad a la Brigada Ligera,
A los nobles seiscientos!”

Asi dicho queda muy bonito, pero todo parece indicar que los cañones a los que se referia Raglan cuando dio la orden de "«que la caballería avance rápidamente hacia adelante, persiga al enemigo, e intente impedir que retire sus cañones. La artillería montada puede acompañarle. La caballería francesa se encuentra a su izquierda. Inmediato»" que un capitan le hizo llegar a Bingham, eran unos situados a la derecha de un desfiladero, en las colinas Causeway y no al grueso de artilleria rusa pertrechada con tropas de infanteria al fondo de dicho desfiladero. De todas formas, Bringham dio la orden y casi 700 jinetes cargaron por el valle. Al inicio de la carga alguien debio darse cuenta del percal y la division de caballeria pesada, que cargaba en retaguardia, aborto el ataque, no así la brigada de caballeria ligera que tiró para alante bajo el fuego de mosquete y morteros.
Dado que la distancia que les separaban del fondo del valle eran en torno a 1,5 km los hombres de cardigan no cargaron desde el principio, sino que reglamentariamente fueron acelerando paulatinamente para que los caballos no se cansaran antes de trabar combate con el enemigo. En efecto llegaron a trabar combate, pero a pesar de acabar con los operadores de los cañones, la infanteria y caballeria rusas se lanzaron sobre ellos. Cardigan ordenó la retirada (bueno, hay quien dice que no, que echó patas y sus hombres trataron de seguirle) sobreviviendo apenas 195 de los 671 que formaban la brigada incialmente, entre ellos el propio Cardigan.


El lugar donde debian atacar es el 1 en el mapa, el lugar al que fueron es el cuadrado marcado como RYZHOV.

Lo que todo el mundo estara esperando es el efecto que esta valiente e inconsciente carga provocó en el resto del campo de batalla... la respuesta es ninguno.
Fue inutil. Fue innecesaria. Y por supuesto no merecia la pena arriesgar así 600 hombres para detener aquellos cañones. Para aquel momento los rusos estaban en retirada y lo único que queria Raglan es que no se llevaran los cañones de la colina con ellos, puesto que las fuerzas estaban concentrandose en el valle.

Sin embargo hay quien quiere ver un valiente sacrificio en este desproposito. Alla cada cual. La famosa carga de la Brigada Ligera no fue mas que un suicidio absurdo en una batalla irrelevante de una guerra intrascendente.

Por otro lado tenemos la tambien celebre Delgada Linea Roja (se nota que la guerra de Crimea fue la cuna del periodismo de guerra moderno) protagonizada por el 93º regimiento de Highlanders
al mando de Sir Collin Campbell. Basicamente Campbell y sus 500 hombres se dieron cuenta de que una tropa de 2500 jinetes rusos se dirigian a atacar el caotico campamento ingles, asi que dando el todo por el todo, ordeno a su regimiento formar en dos lineas para frenarlos. Lo normal en la epoca era colocar a los hombres en cuadro de cuatro filas de profundidad, de manera que hubiera hasta 4 descargas de fuego mientras las filas precedentes recargaban los mosquetes.Pero claro, si amplias las filas, reduces el terreno que puedes controlar, asi que Campbell se decidio por extender sus hombres lo maximo posible. Lo que diferencia a esta accion de la anterior no es la valentia de los soldados, el genio militar de su comandante o la mayor capacidad belica de los escoceses. Fue la suerte la que hizo que el comandante ruso, al ver que tras 3 descargas por parte de los Higlanders, habiendo derribado a no mas de 40 o 50 jinetes, seguian allí, temio que se tratara de una emboscada y ordeno la retirada.

En otras circunstancias los escoceses habrian acabado despedazados, pero tuvieron suerte.

  • La Frase de Hoy: La estrategia determina el lugar donde habrá de emplearse la fuerza militar en el combate, el tiempo en que ésta será utilizada y la magnitud que tendrá que adquirir. Esa triple determinación asume una influencia fundamental en el resultado del encuentro. Carl Von Clausewitz
  • Para el que no lo Sepa:  Durante la Guerra de Crimea se formó el primer cuerpo de enfermeras donde Florence Nightingale y otras 38 mujeres redujeron la mortalidad de heridos de combate en un 42% sirviendo de inspiracion a Henry Dunant en la fundacion de la Cruz Roja.

1 comentario:

Amatista dijo...

Como ya sabes lo que pienso de lo relacionado con lo militar no me voy a extender por ahí XD.

Me parece estúpido lo que hicieron (y lógico si a alguno de los soldados se le llegó a pasar por la cabeza pasar del tema...) por mucho que algunos los pinten como héroes (sabes que mi concepto de héroe dista mucho de este marco), como tú dices tuvieron suerte.

Pensé que también ibas a mencionar a Leónidas y su panda, aunque a ellos no les saliera tan bien la jugada. Aunque es cierto que las historias de los espartános son más conocidas por todos aunque sea a través de la peli de 300

La entrada es interesante, sobre todo para quienes disfruten de las anécdotas bélicas, yo me quedo más con la parte de curiosidades ^^

Esperamos la próxima "un momento"... a ver con qué nos sorprendes ;P