27 noviembre 2018

Bukimi no Tani Genshō


 

¿Alguna vez os habeis preguntado porque los muñecos de ventrilocuo, las muñecas de porcelana, los payasos o los robots dan miedo?
Se trata del efecto conocido como "valle inquietante".
Traducido del termino original, Bukimi no Tani Genshō, acuñado por el doctor en robótica Masashiro Mori en 1970.
Su hipotesis, dada practicamente por cierta en la actualidad, despues de multiples estudios, dice que no hay una evolucion lineal entre el realismo de una representación humana y la empatia que despierta en el espectador.
Un personaje completamente inhumano, no despierta ninguna empatia, pero según se le va dotando de caracteristicas humanizadoras, se percibe como más agradable.
La previsión es que cuanto más parecido a un ser humano, más empatia despertará y mas agradable resultará.
Pues no.
Mori descubrió que hay una caida sustancial de la percepcion cuando el sujeto se acerca mucho a la apariencia humana, pero sin serlo completamente. A esa depresión en el grafo le llamó valle inexplicable o valle inquietante.

Este efecto no solo se aplica al aspecto, sino al comportamiento, y se explota en multitud de peliculas para jugar con la desazón del espectador. Los movimientos espasmódicos de los zombies, las contorsiones imposibles de la niña del exorcista o The Ring, los andares mecánicos del Terminator... Todo ello "no encaja" en como deberían ser las cosas y ayudan a la atmósfera de tensión.
Sin embargo, cuando se utilizan mal, el batacazo es brutal, como pueden testimoniar peliculas de animación como Polar Express, Beowulf o Final Fantasy, que pretendían recrear personas reales en animación 3D y acabaron dando una grima acojonante.

El motivo de este efecto puede darse porque, a partir de un punto, dejamos de pensar en el objeto, robot o lo que sea, como un objeto humanizado y empezamos a verlo como un humano defectuoso. Si parece casi humano, pero no se comporta como tal, existe una disonancia entre lo que esperamos instintivamente de él y lo que hace. Por eso los muertos tambien entran en ese valle.
Uno de los miedos mas atávicos del ser humano es la muerte, con lo cual todo lo que se acerque a la apariencia de un muerto (o el hecho de que un muerto no se comporte "como debe") descuadra los esquemas cognitivos del ser humano.
Lo mismo pasa con humanos deformes o enfermos, instintivamente nuestro cerebro consideran que "se sale de la norma" y nos pone en sobreaviso.
Otras teorias dicen que el efecto ocurre porque consideramos amenazada nuestra posición especial. El ser humano se considera lo más único del universo y el resto de organismos, biologicos o no, estan aún muy lejos de hacer lo que podemos hacer lo humanos. Si en una obra de ficcion nos presentan un individuo capaz de hacer lo mismo que un humano, podemos desestimarlo como ficción y racionalizarlo, pero cuanto más se acerque la representación de ese ser al del humano, sin serlo, mas aversión nos producirá.

Por eso, la industria de la robótica sigue la directriz de que, si no eres capaz de representar una cara humana con suficiente fidelidad, opta por un aspecto caricaturesco o directamente no le pongas cara.
Que una parodia de cara humana se dirija a tí, puede ser muy inquietante.
En menor medida, el efecto se puede aplicar a cualquier criatura, no solo a humanos, y es por eso por lo que los hibridos generan desazón. Tener caracteristicas de una criatura y comportamiento de otra o tener mezcla de caractaristicas de varias criaturas, convierten a un animal en un monstruo.

Un caso extremo de este efecto podría ser la patologia conocida como Sindrome de Capgras, en el que el individuo cree que un familiar, un conocido o, en casos extremos, su propio hogar, ha sido sustituido por un duplicado exacto. El cómo y el por qué de esta sustitución pueden tener varias explicaciones para el paciente, pero no deja de ser llamativo que el duplicado sea exacto en todos los sentidos pero no sea el "original". Es todo igual, pero hay "algo" distinto e inexplicable.
DISCLAIMER
El efecto tambien se suele dar en algunas de las producciones de Ralph Bakshi y otros, debido al uso extensivo de la rotoscopia, tecnica con la cual se podía replicar el movimiento de actores humanos y trasladarlo a personajes dibujados. Que un dibujo animado se mueva exactamente como una persona real provoca esta suerte de "desfase" entre expectativa y resultado, al no comportarse "como debe".
https://i.pinimg.com/originals/36/b0/2d/36b02d164536af517c8654cd63bc5794.jpg
  • La frase de Hoy: Mi desgracia es que me asemejo demasiado a un hombre. Preferiria ser una bestia por completo, como una cabra. Quasimodo, el jorobado de Notre Damme.
  • Para el que no lo Sepa: Beowulf es una leyenda nordica que cuenta las aventuras del personaje principal, un heroe gauta, contra el troll Grendel y su madre (de Grendel o de ambos, según versiones).

23 noviembre 2018

La tigresa de Bretaña

En algun momento de 1300, en las cercanias de Parthenay, Francia, nació Jeanne Louise de Belleville.
Hija de dos nobles de la zona, fue casada con 12 años con el noble bretón Geoffrey de Chateaubriant, con quien tuvo dos hijos, Geoffrey y Loiuse.
Tras la muerte de su marido en 1326 se volvio a casar durante un breve periodo con Guy of Penthièvre, posiblemente para preteger a sus hijos menores de edad.
Pero la familia de Guy intrigó contra ella y, apelando al Papa Juan XXII, consiguieron la nulidad del matrimonio para poder casar a Guy con Maire de Blois, sobrina del rey Felipe VI de Francia.
En 1330 se casó de nuevo, esta vez con Olivier de Clisson, un rico bretón con un castillo en Clisson, una mansion en Nantes y tierras en Blaine. Las posesiones de Jeanne en Pitou y Beauvoir-sur-mer al suroeste de Clisson, convirtieron a la pareja en un poder a tener en cuenta en la región.
Tuvieron cinco hijos: Isabeau, Maurice, Olivier, Guillaume y Jeanne.

Tuvieron una vida feliz, aparentemente, ya que la historia no los menciona hasta 1342
Durante la Guerra de Sucesión Bretona, donde ingleses y franceses se disputaban el derecho a la corona ducal vacante de Bretaña, Olivier se alineó con el bando frances, a favor de Charles de Blois contra la opción inglesa, personificada en John de Montfort.

En 1342 Olivier, junto con  Hervé de Lion, defendió Vannes de los ingleses hasta que, tras cuatro intentos, la ciudad cayó. Olivier fue el único puesto en libertad, tras un intercambio por Ralph de Stafford y una ínfima suma de dinero.

Los franceses pensaron que ese trato debia ser una recompensa por su traición y decidieron quitarse de enmedio a Olivier y confiscar sus tierras. Para ello, capturaron a Olivier durante un torneo en Malestroit, llevado a París y decapitado tras juzgarlo y condenarlo por traicion murrapido.
La cabeza la llevaron a Nantes, donde la colgaron de los muros como ejemplo.

Jeanne... ¿Cómo decirlo? Jeanne no se lo tomó bien.

Antes de que los franceses pudieran ejecutar el embargo, vendió todas sus posesiones y con el dinero alzó un pequeño ejercito con el que, de primeras, atacó un castillo en Touffou, dejando a un único superviviente.
Luego se dice que destruyó una guarnición en Château-Thébaud, que anteriormente había estado a cargo de su marido.

¿Y los franceses que hicieron? Bueno, los franceses estaban en medio de lo que se llamó la Guerra de los Cien Años y no pudieron aplastar la rebelion inmediatamente. Los bretones, que consideraban que el rey había actuado de mala fe y consideraban que Olivier había sido asesinado, aportaron todo el apoyo que pudieron a Jeanne.
Sin embargo, Jeanne sabia que no iba a poder mantener la ventaja en cuanto Felipe VI el Afortunado pudiera reorganizar sus tropas.

De modo que con el dinero que le quedaba, construyó tres barcos, los pintó de negro y con las velas teñidas de rojo y a bordo de la nave capitana llamada Mi Venganza, se echó al Canal de la Mancha y se puso a hundir todo lo que tuviera bandera francesa.

Durante entre 2 meses y 13 años, pues las fuentes no se ponen de acuerdo, la Tigresa de Bretaña (Leoness en ingles, tigresse en frances) castigó a la flota francesa como nunca, para enorme satisfacción de los ingleses, a quienes llego a abastecer en 1346, durante la batalla de Crecy, empleando sus barcos.

Pero eventualmente fue derrotada y su nave hundida. Aunque consiguió escapar en un bote con sus dos hijos Olivier y Guillaume, quien tras cinco dias a la deriva murió de hambre y cansancio.

Madre e hijo fueron rescatados por partidarios de los Montfort y llevados a Inglaterra, donde sus esfuerzos fueron recompensados casando a Jeanne con Sir Walter Bentley, con quien vivió en el castillo de Hennebont hasta el fin de sus dias en 1359.

El mismo Eduardo III de Inglaterra confirmó que Olivier recibiría las posesiones de su madre, así como las de su padrastro. En 1360, finalmente el rey de Francia rehabilitó a Olivier de Clisson, y su hijo pudo reclamar las tierras que le correspondían.

  • La Frase de Hoy:
    • Disparado esmeril, toro herido;
      fuego que libremente se ha soltado,
      osa que los hijuelos le han robado,
      rayo de pardas nubes escupido;

      serpiente o áspid por el pie oprimido,
      león que las prisiones ha quebrado,
      caballo volador desenfrenado,
      águila que le tocan a su nido;

      espada que la rige loca mano,
      pedernal sacudido del acero,
      pólvora ha quien llegó encendida mecha;

      villano rico con poder tirano,
      víbora, cocodrilo, caimán fiero
      es la mujer si el hombre la desecha le tocas los cojones
      •  Quevedo
  • Para el que no lo Sepa: Olivier V Clisson, el de la Jeanne, combatió en 1370 junto con Bertrand Du Gluescin, condestable y mercenario frances, famoso en estos lares por la frase "Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor".

05 noviembre 2018

That Day Again

El cruel Macdonald
(que bien merece el nombre de rebelde
y para ello acapara sobre sí
todo un enjambre de infamias) recibió
de las Islas del Oeste soldadesca irlandesa,
y la Fortuna, sonriendo a su ruin causa,
parecía la puta de un rebelde. Mas todo en vano:
el bravo Macbeth (pues es digno de tal nombre),
despreciando a la Fortuna y blandiendo
un acero que humeaba de muertes sangrientas,
cual favorito del Valor se abrió camino
hasta afrontar al infame
y, sin mediar adiós ni despedida,
lo descosió del ombligo a las mandíbulas
y plantó su cabeza en las almenas.