22 junio 2017

Canciones de campamento

Erynus Alpinus
Muchas veces me acuerdo de mis temporadas por allá en los lejanos campamentos de verano donde, atrapados en un albergue de lugares tan dispares como Aguilafuente, Sigüenza, Molina de Aragón o Cuenca, con los únicos entretenimientos de hacer el cafre y conchabarnos contra los del dormitorio del otro lado del pasillo, pasabamos los días esperando que nos sacaran de marcha (marcha espartana por el monte para enseñarnos a acampar, ya que las chicas eran esos seres que se alojaban en el edificio de al lado y cuyos encantos provocaban que los mayores casi se rompieran la cabeza escalando por la fachada)
A pesar de que durante los largos días de verano los monitores se esforzaban en tenernos entretenidos con juegos y ejercicios, y nos enseñaban canciones con mensaje como la conocida "Estaba el cocodrilo..." o "Vamonos de cacería" a la vez que marcaban nuestra infancia con las siguientes.
Era un pobre hombre,
era un "desgraciao"
era cojo y manco,
un obrero "parao"
no tenía dinero
ni había hecho la mili
y la tuberculosis
se lo había "jamao".

Su madre era una golfa
su padre era un perdido
su mujer le engañaba
con su mejor amigo
tres hijas que tuvo
la lepra las mató
y al unico varón
le atropelló un camión.

Un día fue a la iglesia
a dar gracias a Dios
y un trozo de cornisa
sobre él se desplomó,
entre gritos y llantos
una blasfemia echó
fue su único pecado
por él se condenó

Y allá en el fuego eterno
allá se oye una voz:
ESTO ES VIDA, ESTO ES VIVIR!!!!
Esta versión liberrima del "tango alegre" de Oscar Chavez nos acompañaba por los prados para mantener el paso y nos retabamos como grupo a interpretarla con el mejor ánimo y la melodía mas dulce posible.
Paseando por el bosque
entre flores vi que había
una carta ensangrentada
de 40 años hacía

Era de un paracaidista
de la "octava compañía"
que a su madre le escribía,
y la carta así decía:

-Madre anoche en la trinchera
entre el fuego y la metralla
vi al enemigo correr,
la noche estaba cerrada.

Le apunté con mi fusil
y al tiempo que disparaba
una luz iluminó
el rostro que yo mataba.

Era mi amigo José,
compañero de escuela,
con quien tanto yo jugué
a soldados y a trincheras.

Ahora el juego era real
y mi amigo yace en tierra.

Madre, yo quiero morir,
ya estoy harto de esta guerra.

Si yo te vuelvo a escribir
tal vez sea desde el cielo,
donde encontraré a José
y jugaremos de nuevo.

Dos claveles en el agua
nunca pueden marchitarse,
dos amigos que se quieren
nunca pueden olvidarse.

Si mi sangre fuese tinta
y mi corazon tintero
con la sangre de mis venas
te escribiría te quiero.
Otra bucólica canción de la que no estoy en disposicion de confirmar o desmentir que es la base de una de las escenas del pasado de Frost. Éramos jóvenes, cantabamos a la amistad del amigo asesinado a nuestras manos, que gonito.
"Una caida en plena escalada
junto a una roca que le venció,
mi compañero se desangraba
sin que evitarlo pudiero yo.

Fumamos juntos un cigarrilo
y yo sabia que iba a morir
lei en sus ojos que me decia
por mi no sufras yo soy feliz

Miramos juntos a la montaña
cogio mi mano y la apreto
aquella mano antes con vida
entre la mia muerta quedo

"Me enterrareis en la montaña"
decia en broma y asi ocurrió
su fuerte cuerpo yace en la tierra
su bella alma al lado de Dios
La reoca es ya cuando cantas esta canción rumbo al rocodromo, donde te enseñaran a hacerte tu propio nudo de 8 y confiarás tu peso al compañero que va a mantener la cuerda mientras te agarras a la pared como una cabra. La cosa era endurecernos, o algo.
  • La frase de Hoy: Sola, fané, descangayada, la vi esta madrugada / salir de un cabaret, flaca, dos cuartos de cogote / y una percha en el escote bajo la nuez. Inicio del tango Esta noche me emborracho de Carlos Gardel
  • Para el que no lo Sepa: Al final de la película "La Chaqueta Metalica" de Kubrick los supervivientes se ponen a cantar la cancion de Mickey Mouse Club, todo un contraste con los campos de batalla destrozados de Viet-Nam
    Nasío pa matá!