03 abril 2008

Oceanos de tiempo



Señoras y señores, a pesar de que no contemplo la aristocracia tal y como se entiende actualmente, como un derecho de unos sobre otros en base a algo que hizo un antepasado hace muchos, muchos años, pido un trato de favor ya que hoy vamos a tener a todo un principe entre nosotros. El haber muerto en 1476 no es impedimento, pues se trata del Voivoda Vlad III "el Empalador" a quien mencioné en mi entrada de ayer.
La imagen que ha llegado al gran publico de Vlad "Dracula" proviene de un escritor irlandés alcoholico que vió Transilvania de lejos y se paso el rigor historico por el forro. Me refiero a Bram Stoker, que escribio mas cosas pero pasaron sin pena ni gloria y solo le quedo el consuelo de haber escrito una novela de vampiros mas bien mediocre pero revolucionaria en su momento. De hecho la mayoria de los mitos sobre vampiros eran mucho mas antiguos de 1897, año en que se publicó, y ni siquiera se mencionan en el libro. Pero Vladislav de Valaquia, nieto de Mircea el Grande, era muy distinto al soso vampiro que refleja Stoker en su novela.

Vlad era energico, visceral y cruel. Según algunos era un hombre de su tiempo, que trataba de mantener Valaquia alejada de las avidas garras de orientales y occidentales lo mejor posible.

Su imagen, popularizada en camisetas, tazas y multitud de merchandising consumido principalmente por goticos-wanabe, refleja parcialmente lo que ya dijo un enviado papal en una carta de la epoca
"No era muy alto, pero sí corpulento y musculoso. Su apariencia era fría e inspiraba cierto espanto. Tenía la nariz aguileña, fosas nasales dilatadas, un rostro rojizo y delgado y unas pestañas muy largas que daban sombra a unos grandes ojos grises y bien abiertos; las cejas negras y tupidas le daban aspecto amenazador. Llevaba bigote, y sus pómulos sobresalientes hacían que su rostro pareciera aún más enérgico. Una cerviz de toro le ceñía la cabeza, de la que colgaba sobre unas anchas espaldas una ensortijada melena negra."
Nikolaus Modrussa.
Uno se podria preguntar si toda la gente de aquella epoca era tan fea como sale en los cuadros, pero puede que sencillamente les dibujaran "a la moda". Personalmente me gusta el aspecto que McFarlane Toys le ha dado a la figura de Dracula que tengo en mi estanteria.

Vlad fue bien conocido por su aficion a empalar a la gente, hecho por el cual algunos lo ven como un sadico hijo de puta. Hombre, igual lo era, pero no mas que los que rondaban por alli. Existen muchas leyendas e historias que muestran a Tepes como un ser desalmado, un psicopata, y puede que sea esa imagen la que lo hace tan fascinante, mas incluso que su palido reflejo de la literatura.
Mensajeros turcos
A unos mensajeros turcos les preguntó que por qué eran tan irrespetuosos y no se sacaban el turbante en muestra de respeto ante su presencia. Los mensajeros respondieron que no acostumbraban a hacerlo. Vlad decidió reforzar sus costumbres y los devolvió a Estambul con los turbantes clavados a los cráneos, para que nunca se los sacasen.

El comerciante
Un buen día, un comerciante florentino se presentó en su castillo para denunciar que le habían robado una bolsa de monedas de oro. El príncipe le dijo que volviera al día siguiente. Cuando el mercader retornó al día siguiente, los ladrones y todos los miembros de sus familias estaban empalados en el patio de castillo. Frente a ellos, Vlad regreso la bolsa robada.
Entonces el Empalador le pidió al comerciante que contara las monedas de la bolsa, para comprobar si faltaba alguna. El aterrorizado extranjero las contó cuidadosamente, y probablemente demasiado asustado para mentir, musitó finalmente: -Sobra una.
Vlad le contestó: -Tu honradez te ha salvado. Si hubieras intentado quedártela, habrías acabado en la estaca más alta, junto con éstos..

Las caravanas de comerciantes
Ocurrió que unas caravanas de comerciantes alemanes en su ruta desde Serbia hasta Hungría no llegaron a pararse en Valaquia y comerciar con Vlad. Éste, al enterarse de la falta de respeto hacia él y su pueblo, mandó capturar las caravanas y asesinar a los 600 comerciantes que las componían exceptuando a dos, a uno de ellos le sacó los ojos y a otro le cortó la lengua y les hizo volver con las cabezas de los comerciantes a Serbia.

La amante
Vlad tuvo muchas amantes a lo largo de su vida, probablemente debido al hecho de que le duraban muy poco. Un día que Vlad estaba de mal humor una de sus amantes le dijo para complacerle que estaba embarazada de él. Vlad le envió una matrona para que la examinase y cuando ésta le dijo que no había tal embarazo le rajó literalmente el vientre a su amante gritando que quería ver el fruto de sus entrañas.
Castigó duramente el adulterio y no dudó en empalar a todos aquellos que fueran acusadas de ello.

El monje empalado
Un día cuando Vlad paseaba con un monje junto a un bosque de empalados, éste le dijo que el hedor era insoportable, pero se lo dijo en tono de sorna. Vlad le miró con ojos incendiarios y ordenó que lo empalaran en el palo más alto que hubiera. Cuando el monje ya estaba empalado el príncipe le preguntó si allí arriba olía mejor.

La mujer holgazana
Vlad se encontró con un hombre trabajando en el campo que parecía falto de mujer por el aspecto de sus ropas. Al preguntarle si no estaba casado éste le dijo que sí. Vlad hizo traer a la mujer y le preguntó qué hacía en sus días, y ésta le dijo que lavar, hacer el pan y coser. Señalando a las ropas de su marido, Vlad no le creyó y decidió empalarla a pesar de que el marido afirmaba estar satisfecho con ella. Luego obligó a otra mujer a casarse con este hombre no sin antes amenazarla con el mismo destino si no cuidaba bien del campesino.

El voivoda Dan
Otra de sus acciones fue la muerte al voivoda usurpador Dan, a causa de que éste quiso derrocar a Vlad del poder de Valaquia, no sin que antes Dan cavara su propia tumba y asistiera a sus propios funerales. Ocurrió en 1460.

Los monjes mendigos
Cuando Vlad fue de visita a un pueblo de Valaquia, vio como dos monjes le pedían limosna. El príncipe les preguntó que por qué pedían limosna si podían vivir sin penurias colaborando en cualquier iglesia y éstos le respondieron que mendigando podrían saber si iban a entrar o no en el reino de los cielos, a lo que Vlad sin más miramientos, les mandó empalar y les dijo que así sus dudas quedarían resueltas de inmediato.

La copa de oro
También puso en una fuente de la plaza de la capital de Valaquia, Tirgoviste, una copa de oro para que todo el mundo bebiera en ella, pero aquel que la robara se sometería a la justicia del príncipe. Durante los años de su reinado nadie osó robar la copa de oro. Incluso tras su muerte la copa siguió durante un largo período en la fuente debido al temor que había infundado Vlad en los habitantes.
No se cual de ellas es cierta, pero despues de lo que tuvo que pasar y tal y como estaban las cosas en la epoca, no es raro que tuviera unos prontos tan tontos.
A los 13 años, su padre le entrego como rehen a los turcos para obtener su apoyo y como muestra de sumision, ya que con uno de sus hijos en su poder no les traicionaria. Desde los 17 años, Vlad ascenderia en tres ocasiones al trono de Valaquia a base de diezmar a hungaros y otomanos que pretendian anexionarse el territorio. Por un lado, los boyardos, aristocratas hungaros representantes de los linajes nobles centroeuropeos, mataron a su padre y mutilaron a su hermano por colaborar con los turcos, que a su vez le retuvieron como prenda para manejar a su padre. Esto provoco un odio visceral a ambos bandos que Vlad supo controlar cuando le convenia para aprovecharse de ellos mientras estuvo en el poder. Gracias a ello, los territorios de Moldavia, Valaquia y Transilvania se unieron en lo que hoy se conoce como Rumania y en 1976 se le declaro Heroe Nacional.

Me han sorprendido mucho las circunstancias de su muerte. Murió al mando de un ejercito de unos 200 hombres contra 250.000 turcos, hazaña equiparable a la realizada por Leonidas de Esparta de combatir con 6.000 griegos contra 250.000 persas (los historiadores antiguos estiman un millon porque es un numero redondo, pero segun estudios actuales seria una campaña imposible con tanta gente). La gracia es que Vlad habia usado esa tactica en numerosas ocasiones y solo al final le falló.

  • La Frase de Hoy: El árbol de la libertad debe ser regado de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos. Thomas Jefferson.
  • Para el que no lo Sepa: El titulo de Voivoda, traducido como Principe, es equiparable al titulo japonés de Shogun, que originalmente se referia a un rango militar para convertirse en un titulo nobiliario. A pesar de que Valaquia era un principado, nunca tuvo principe, sino Voivoda. Por su parte, Draculea, de donde proviene Dracula, significa Hijo del Dragon en hungaro (ya que el padre de Vlad fue caballero de la orden del Dragon hungara) pero al no existir la figura del dragón en Rumania se translitero como Dracul, Demonio. No es ninguna referencia a lo malo que fuera.


-He crrrusado ozheanosss de..
-¡¡¡Sacate el croisant de la boca y muerdeme de una vez, coño!!!

1 comentario:

Amatista dijo...

Yo estoy entre las que creen que era uno más de su tiempo.... aunque ahora parezca aberrante (y de hecho lo sea) eso no quiere decir que no fuese lo normal en aquellos tiempos.

El amigo Vlad no era el único que torturaba y mataba de forma salvaje al que se le ponía por medio... Más bien era raro que algún "alto cargo" no lo hiciera. Así que en mi opinión Vlad no se hizo famoso por su crueldad (creo que estaba dentro de lo "normal") sino gracias a las leyendas populares... y desde luego, a dia de hoy... gracias a Bram Stoker