02 noviembre 2009

Ley 0


Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.
El 23 de Diciembre de 1940, una conversacion entre Isaac Asimov y su amigo y editor John W. Campbell dio como resultado el enunciado de las 3 leyes de la robotica. En el universo de ciencia ficción del escritor todos y cada uno de los robots creados se regian por esas leyes fundamenteles imbuidas en lo mas profundo de sus procesadores. El mismo planteamiento de las leyes y su aplicacion son la base de numerosos relatos, como el primero en el que se utilizan, Roundaround (Circulos Viciosos) de 1941, donde el robot SPD-13 ("Speedy") cae en un dilema al ordenarsele recoger selenio para una base humana en mercurio pero no puede hacerlo al resultar peligroso. Como no le han dicho que la falta de selenio pondria en peligro la vida de los humanos en la base, la primera ley no aplica. Sin embargo, la segunda ley (llevar el selenio a la base) debe llevarse a cabo de una forma segura para el robot (tercera ley) lo que leva al robot a tratar de hacerlo sin arriesgarse. No puede volver sin el selenio ni ponerse en peligro para obtenerlo, porque debe volver con él.
Desde ese relato, los dilemas se han ido depurando y aumentando su complejidad. Hay una novela, basada en el universo de asimov, llamada Depredador, de la serie "Robots en el tiempo" en la que M.C Governor, robot al cargo de la ciudad de Mojave, detecta que tiene fallos de funcionamiento que pueden hacerle poner en peligro a los habitantes, como las reparaciones podrian suponer su desmantelamiento y, en virtud de la tercera ley, debe protergerse, decide huir. Mas tarde se da cuenta de que mientras haya alguna posibilidad de estar cerca de un humano, le puede hacer daño. Para evitar esto, utiliza una maquina del tiempo para viajar a un pasado antes de que haya humanos, al cretacico. Como en caso de sufrir un accidente sus componentes venenosos podrian variar o incluso evitar la aparicion de la humanidad, un grupo de humanos sale tras él para traerlo de vuelta. No se si fue la imagen de los exploradores montando en dinosaurio persiguiendo al robot, o el hecho de que el libro de titulara Depredador, pero me encanta. Tengo que volver a leerlo.

En Robots e Imperio, asimov establece una ley superior, conocida como Ley Cero, que dice que "Un robot no debe causar daño a la humanidad o, por inacción, permitir que la humanidad sufra daño". El problema aqui es definir la humanidad. Ahora que lo pienso, me resulta curioso que al final, Andrew Martin, el hombre bicentenario, se salte a la torera la tercera ley para poder morir como humano. Tendre que volver a leerlo a ver como lo explica.
  • La Frase de Hoy: Uno se alegra de resultar util. NDR-114, bautizado Andrew por la "pequeña señorita", El Hombre Bicentenario.
  • Para el que no lo Sepa: La palabra robot se empezo a utilizar por primera vez para referirse a organismos mecanicos que se comportan como personas en la obra R.U.R de Karel Čapek de 1921. Roboti en checo (idioma materno del autor) significa siervo, criado o, en algunos extremos, esclavo.



-Vamos!¿Que sois?¿Hombres o Ratones?
-Hmm, Señor, somos robots...

No hay comentarios: