14 junio 2007

Chopin molecular

Esta mañana mi chiquitina, la luz de mis ojos, me ha recordado que este blog es de rarezas y no de polémicas. Mi intención era tocar primero los temas mas comunes para , poco a poco, ir desbarrando hasta limites insospechados. Después de todo los primeros posts no los va a leer ni el tato. Aprovechare entonces para mezclar la intención original de este post (hablar de ciencia) con la intención original del blog en sí (hablar de rarezas).

Noticia:
"Biólogos moleculares de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han convertido secuencias de proteínas en composiciones originales de música clásica."
¡Aprenda a tocar el piano con su ADN! con la primera entrega dos aminoácidos.


El responsable, Jeffrey H. Miller, explica el proceso. "Convertimos la secuencia de proteínas en música y podemos obtener una señal auditiva para cada proteína. Cada proteína tendrá siempre su estructura sonora exclusiva porque cada proteína tiene una secuencia exclusiva. Por eso, es posible escuchar la secuencia de cada proteína".
La idea es convertir cada secuencia de proteínas en notas y escuchar el sonido buscando pautas rítmicas.

Su colega, la investigadora y pianista Rio Takahashi, comenta el hecho de que de este modo se obtienen 20 notas al haber 20 aminoácidos por bloque. "Una escala de 20 notas es demasiado amplia. Se necesita una escala reducida, de modo que emparejamos los aminoácidos similares y usamos acordes y las variaciones de los mismos para cada aminoácido. Utilizamos cada componente musical para indicar una característica específica de la proteína. Hemos logrado una conversión fiel de la secuencia a la música. El ritmo es dictado por la secuencia de la proteína".
En la pagina web de los investigadores se pueden oir ejemplos e incluso enviar una secuencia genética a ver como suena. Ahora lo de "Tócate el ADN" ya no va a ser solo un exabrupto. A pesar de que no son los primeros en convertir las proteínas en música, parece que su método consigue composiciones mas armónicas. Ahora están trabajando en un programa informático para acelerar la conversión de cadenas.


Y yo me quejaba de la necesidad de un numero de serie en los palos de los helados magnum. En realidad he descubierto que es un código de la pagina web para participar en el sorteo de un viaje a países productores de cacao.

Y este blog nació de esa sorpresa. De pequeño en los palos de los miko-lapiz encontrabas premios que valían por otro miko-lapiz, ahora aparecen códigos secretos... Por cierto que no encontramos por ninguna parte la fecha de caducidad.

Desde hace unos días, un individuo que leyó un comentario mio en Malaciencia (miren a los links, cohone!) me envía correos electrónicos para comentar sus teorías filosófico-científicas sobre el universo. Me ha pedido permiso para publicar dichas conversaciones y hay muchas posibilidades de que se lo de. Es un halago que alguien se ofrezca a publicar mis opiniones sobre cualquier cosa, como si eso fuera a dar prestigio a la teoría. Recientemente también, en Física en la Ciencia ficción (excelente blog de Sergio L. Palacios) he tenido una "discusión" con el autor acerca de mis impresiones sobre la relatividad. Por cierto, acaba de cumplir un año su blog, así que a felicitar, venga!

A ver si recibo noticias de mi profe de física Javier Rodríguez Laguna que anda perdido por Trieste (o eso es lo ultimo que se de él) cacharreando en el Sissa. Desde aquí un saludo, maestro.


  • La Frase de Hoy: "Solo témeme, ámame, haz lo que te digo y yo seré tu esclavo." Labyrith

    • Y mañana hablaremos de: Viernes

No hay comentarios: