30 marzo 2010

Pajaro, ojo, pez, hombre haciendo asi


En casi todas las culturas, la muerte es un momento muy importante en la vida. Concretamente en la mitologia egipcia se creia que la muerte no era sino parte de un ciclo y que, al igual que el Sol, las almas recorrian el cielo durante el dia y luego viajaban durante la noche para volver a recorrerlo. Por eso tienen el Peri Em Heru o "Libro de salir al día" traducido como Libro de los Muertos.
Más que un libro es una coleccion de hechizos, oraciones y procedimientos para facilitar al alma el camino a la nueva vida.
El libro de los muertos se compone de unas 190 partes, que mas que capitulos son formulas independientes.
  • Capítulos 1-16: "Salir al día" (oración); marcha hacia la necrópolis, himnos al Sol y a Osiris.
  • Capítulos 17-63: "Salir al día" (regeneración); triunfo y alegría; impotencia de los enemigos; poder sobre los elementos.
  • Capítulos 64-129: "Salir al día" (transfiguración); poder manifestarse bajo diversas formas, utilizar la barca solar y conocer algunos misterios. Regreso a la tumba; juicio ante el tribunal de Osiris.
  • Capítulos 130-162: Textos de glorificación del muerto, que se deben leer a lo largo del año, en determinados días festivos, para el culto funerario; servicio de las ofrendas. preservación de la momia por los amuletos.
  • Capítulos 163-190: es un complemento de todo lo anterior, con fórmulas en donde se alaba a Osiris.
Aqui podeis ver el Papiro de Ani, una de las fuentes más completas del Libro de los Muertos en una unica imagen. El original mide unos 23 metros.
Tal vez la parte más famosa e importante del "libro" es el capitulo 125 donde el espiritu del difunto respondia una especie de examen. De este modo, los papiros que se enterraban junto a la momia eran una suerte de "chuletas" para el muerto.

El libro de los muertos relata desde los procesos de embalsamamiento, para preservar el cuerpo en perfecto estado hasta la vuelta a la vida, hasta las respuestas que tenia que dar ante osiris para poder llegar al Aaru, el paraiso egipcio.

El ritual comienza con la "apertura de boca y ojos" para que el Ka o espiritu del difunto (en realidad una de las partes del espiritu) salga del cuerpo. Despues se extraen la mayoria de las visceras, dejando solo el corazon y los riñones, y se depositan en cuatro frascos denominados vasos canopos o canopes.

  • Amset: vasija con tapa en forma de cabeza humana, donde se guardaba el hígado.
  • Hapy: vasija con tapa en forma de cabeza de papión, donde se depositaban los pulmones.
  • Kebehsenuf: vasija con tapa en forma de cabeza de halcón, que contenía los intestinos.
  • Duamutef: vasija con tapa en forma de chacal, con el estómago del difunto.
Posteriormente se embalsama el cadaver y se recubre de un sarcofago alrededor en parte para proteger el cuerpo y en parte para que pueda ser reconocido por el Ka al volver a tomar posesion de él (ya que las momias son todas iguales).

Junto al sarcofago se colocaban estatuillas de madera, denominadas ushebtis, que servian como sustituto de la momia en caso de ser destruida o como "ayudantes" del Ka en el otro mundo.
Una vez fuera del cadaver, el Ka viaja al Duat, el inframundo. Tras recorrer ciertos lugares realizando las tareas del libro, el difunto se enfrenta a la prueba mas importante, el llamado Juicio de Osiris.
El muerto es presentado ante 42 dioses que actuan de jurado en el juicio.
Gloria a vosotros, aquellos dioses que estáis en este amplio salón de las Dos Diosas del Derecho
Os conozco, conozco vuestros nombres, no caeré en vuestra matanza
No habéis desvelado mi maldad
Ante este dios a quien siguiendo estáis
No hay falta mía ante vosotros; habláis Bien de mi ante el Señor de Todo
Porque he hecho lo que es correcto en la Tierra del Junco
No he blasfemado, ninguna causa contra mí ha llegado ante el rey en su reinado.

Gloria a ti, que estas in este amplio salón de las Dos Diosas del Derecho
En cuyo cuerpo no hay falsedad.
Que vive en la verdad, quien consuma la verdad ante Horus quien está en su disco solar
Rescátame de Bebón que vive en las entrañas de la grandeza, este día de la gran cuenta

Ve que he venido frente a ti, no hay mal en mí, no hay crimen en mí, no hay error en mí, no hay testigos contra mí, ninguno contra quien haya hecho nada
Vivo en la verdad, consumo la verdad, he hecho lo que piden los hombres y lo que place a los dioses
He pacificado a dios con lo que el ama
He dado pan al hambriento, cerveza al sediento, ropas al desnudo, barca al que no la tiene
He hecho ofrendas divinas a los dioses, dedicado plegarias para bendecir a los muertos

Rescátame pues, protégeme pues
No deberías recriminarme en Su presencia
Soy de boca pura, de brazo puro, he dicho “ven, ven en paz” a aquellos que le han visto
Porque he oído la gran palabra del noble con el gato en la casa de los silenciados
Podría yo testificar en su cara o tras él, podría él sollozar
He visto la separación del árbol Ished en Rosetjau
Soy el sacerdote Semwy de los dioses, que conoce sus cuerpos
He venido aquí para prestar testimonio de la verdad, para colocar la balanza a nivel en la tierra del silencio

Oh aquel que es alto en su estandarte, señor de la corona Atef, señor de los vientos
Rescátame tus mensajeros derramando sangre, creando devastación
Aquellos en cuyo rostro no hay misericordia
Porque he hecho lo que es correcto para el señor de lo que es correcto
Soy puro, mi frente en pureza, mi espalda inmaculada, mi torso en el terreno de la verdad
No hay extremidad vacía de verdad en mí

Soy puro en el terreno del sur, he descansado en la ciudad del norte, en los campos de langostas,
En los que los sirvientes de Ra son puros en la segunda hora de la noche y la tercera del día,
Que contentan a los dioses cuando pasan por allí de noche o de día.

El Ka del difunto debe realizar la llamada confesion negativa, indicando no los pecados que ha cometido, como en una confesion cristiana, sino garantizando que no ha cometido ninguno.
¡Oh Tú, El que camina a grandes zancadas, que sales de Heliópolis! No cometí iniquidad.
¡Oh Tú, El que oprime la llama, que sales de Kheraha! No robé con violencia.
¡Oh Nariz divina, que sales de Hermópolis! No fui codicioso.
¡Oh Devorador de sombras, que sales de la caverna! No robé.
¡Oh El de rostro terrible, que sales de Re-stau! No maté a ninguna persona.
¡Oh Ruty, que sales del cielo! No disminuí las medidas de áridos.
¡Oh El de los ojos de fuego, que sales de Letópolis! No cometí prevaricación.

¡Oh Incandescente, que sales de Khetkhet! No robé los bienes de ningún dios.
¡Oh Triturador de huesos, que sales de Heracleópolis! No dije mentiras.
¡Oh Atizadór de la llama, que sales de Menfis! No robé comida.
¡Oh El de la caverna, que sales del Occidente! No estuve de mal humor.
¡Oh El de los dientes blancos, que sales de El Fayum! No transgredí nada.
¡Oh El que se nutre de sangre, que sales de la sala de sacrificio! No maté ningún animal sagrado.
¡Oh Devorador de entrañas, que sales de la Casa de los Treinta! No fui acaparador de grano.
¡Oh Señor de Justicia, que sales de Maaty! No robé pan.
¡Oh Errante, que sales de Bubastis! No me entrometí en cosas ajenas.
¡Oh Pálido, que sales de Heliópolis! No fui hablador.
¡Oh Doblemente malvado, que sales de Andjty! No disputé nada más que por mis propios asuntos.
¡Oh Uarnernty, que sales de la sala del juicio! No tuve comercio carnal con una mujer casada.
¡Oh El que mira lo que trae, que sales del templo de Min! No forniqué.
¡Oh Jefe de los Grandes dioses, que sales de Imu! No inspiré temor.
¡Oh Demoledor, que sales de Huy! No transgredí nada.
¡Oh El confidente de disturbios, que sales del Lugar santo! No me dejé arrastrar por las palabras.
¡Oh El Niño, que sales de Heqa-andj! No fui sordo a las palabras de la Verdad.
¡Oh El que anuncia la decisión, que sales de Unsy! No fui insolente.
¡Oh Basty, que sales de la Urna! No he echado mal de Ojo.

¡Oh El de rostro vuelto, que sales de la Tumba! No fui depravado ni pederasta.
¡Oh El de pierna ígnea, que sales de las regiones crepusculares! No fui falso.
¡Oh Tenebroso, que sales de las Tinieblas! No insulté a nadie.
¡Oh El que aporta su ofrenda, que sale de Sais! No fui violento.
¡Oh Poseedor de varios rostros, que sales de Nedjefet! No juzgué precipitadamente.
¡Oh Acusador, originario de Utjenet! No transgredí mi condición hasta encolerizarme contra dios.
¡Oh Señor de los dos cuernos, que sales de Assiut! No fui hablador.
¡Oh Nefertum, que sales de Menfis! Estoy sin pecados, no hice el mal.
¡Oh Tem-sep, que sales de Busiris! No insulté al rey.
¡Oh El que actúa según su corazón, que sales de Tjebu! No he pisado el agua.
¡Oh Fluido, que sales de Nun! No hablé con soberbia.
¡Oh Regidor de los hombres, que sales de tu Residencia! No blasfemé contra dios.
¡Oh Procurador del bien, que sales de Huy! No me comporté con insolencia.
¡Oh Neheb-kau, que sales de la Ciudad! No hice excepciones en mi favor.
¡Oh El de Cabeza prestigiosa, que sales de la Tumba! No acrecenté mi riqueza, sino con lo que me pertenecía en justicia.
¡Oh In-dief, que sales de la Necrópolis! No calumnié a dios en mi ciudad.

Según va realizando estas afirmaciones, su corazón es colocado por Anubis en una balanza contrapesandolo con la Maat, una pluma de avestruz que representa la verdad. Si el difunto miente el corazon gana peso y la balanza se desequilibra. Por ello hay una formula en el libro para instar al corazón a que no traicione a su portador. Si el corazon pesa mas que la pluma, el espiritu es declarado culpable y su Ka es devorado por la bestia Ammit, la devoradora de almas, bestia con cabeza de cocodrilo, garras de leon y patas de hipopotamo. Cuando Ammit se comia el Ka culpable no habia vuelta atras y el espiritu se enfrentaba a la "segunda muerte", una muerte definitiva.

Tras la confesion negativa, el muerto era interrogado por los dioses de la siguiente manera:
Dejad que se acerque, dijeron de mí.
¿Quién eres tú? ¿cuál es tu nombre? Preguntaron de mí.
Soy la espina más baja del papiro, aquel que está en su moringa es mi nombre.
¿qué has pasado? preguntaron de mi
He pasado la ciudad del norte de la moringa
¿Qué viste allí?
Había un muslo y una cadera
¿Qué les dijiste?
He visto celebración en aquellas tierras de los desatados
¿Qué te dieron?
Fue un tizón y un bloque de verde
¿Qué le hiciste a aquello?
Lo enterré en la costa del lugar de grandeza como ofrenda vespertina
¿Qué encontraste allí, en la costa del lugar de grandeza?
Fue un báculo de piedra, llamado Dador de Aliento
¿Qué hiciste con el tizón y el bloque de verde después de enterrarlo?
Lleve luto por ello, apague el tizón y rompí el bloque de verde, lanzado al lago
Ven entonces, entra por la puerta de este amplio salón de las Dos Diosas del Derecho.
Tú nos conoces.
Pero ser juzgado digno no era el final del viaje. Más bien era el principio ya que se le daba permiso para "salir al día" y comenzar un viaje casi terrenal hacia las tierras del Aaru. Para este viaje el Ka necesitaba alimentos y agua, que eran colocados por los familiares en la tumba, y se enfrentaba a mas pruebas que estaban recogidas en el libro. Nada que ver con el cielo cristiano donde el reto es entrar.

  • La Frase de Hoy: ¡He abrazado al sicomoro y el sicomoro me ha protegido; las puertas de la Duat me han sido abiertas! Ensalmo del Libro de los Muertos. El sicomoro se cultibaba como fuente de sombra, alimento (produce higos) y material de construccion (su madera se usaba para hacer sarcofagos) y era adorado como protector de los muertos.
  • Para el que no lo Sepa: Los egipcios contaron con hasta 3 tipos distintos de escritura. La Jeroglifica, mas conocida solo se usaba en monumentos y para asuntos importantes. Los signos siempre miran hacia el inicio de la frase. La escritura Hieratica era una simplificacion de la jeroglifica y se podia hacer una transcripcion de una a otra, pero resultaba forzada en la mayoria de los casos. Por ultimo la mas reciente era la Demótica, mucho mas simplificada y muy influenciada por el copto. En contra de lo que se pudiera pensar, la escritura no estaba reservada solo a las clases privilegiadas, pero la complejidad de la misma hizo que, de facto, quien no tuviera suficiente tiempo para hacerse con ella fuera iletrado. Cabe destacar que ninguna de las escrituras reflejaba las vocales, por lo que la pronunciacion nunca es clara. Belleza, por ejemplo, se dice nfr, aunque se ha transliterado como Nefer.



Por hrw n qrs wsir aq m-xt prt in N no me viene nada...
(Dia del entierro de Osiris; entrando despues de salir de Nu)
y a mi que me recuerda a un comando de linux...

2 comentarios:

El Mago Oskuro dijo...

Yo pensaba que el cerebro lo almacenaban en una de las vasijas, he estado mirando por ahí y resulta que se desechaba cuando lo sacaban por la nariz al no entender el funcionamiento del grumo gelatinoso que extraían.

javi dijo...

Oye, igual tienes razón... Igual Champollion era un papanatas, y en realidad el jeroglífico son comandos de un sistema operativo nilótico... ;)