01 febrero 2008

Doble filo



En muchas ocasiones me sorprende el alarmismo con el que ciertos medios de comunicacion tratan las noticias. Hace pocos dias se informaba que un asteroide ha pasado rozando la tierra, cuando ha pasado a mas de una vez y media la distancia de la Luna (unos 577 mil kilometros). Un dia antes "fuentes del gobierno estadounidense que preferen permanecer en el anonimato" filtraban la caida de un satelite espia sobre la tierra en algun momento entre Febrero y Marzo y para tranquilizar añadian que en los ultimos 50 años han caido mas de 17.000 artefactos y ninguno ha dado a nadie. Ole sus huevos. Ahora entiendo lo de querer quedar en el anonimato. El que tambien querria permanecer en el anonimato es Toby Taylor, de Craley, Pennsilvania, acusado de homicidio involuntario al electrocutar a su esposa mientras hacian el amor. Se ve que la estimulacion proporcionada por las pilas era insuficiente y (obviando la bateria del coche) conecto el cable directamente a la corriente. En su defensa alego que ya habian usado esa practica antes sin ningun problema. Como son estadounidenses los cargos de homicidio podrian haber quedado en nada siempre y cuando no hubiera "perversiones sexuales" por medio. Se puede decir que le freiran, no por gilipollas, sino por pervertido.

Hace unos momentos un compañero mio, que no lee el blog asustado por mis comentarios sobre lo que la gente busca, me ha recordado la historia de los cazadores de cabelleras indios, asi que, con vuestro permiso, hablare sobre ellos.
Algo muy comun en las peliculas del oeste es la imagen del guerrero indio, tomahawk en mano, persiguiendo al "rostro palido" para arrancarle la cabellera.

Posiblemente el indio que nos imaginaremos seria un Sioux y el "rostro palido" un soldado del septimo de caballeria. En realidad esa costumbre de coleccionar cueros cabelludos o "escalpos" de los enemigos fue introducida en Norteamerica por los soldados colonos franceses, que ofrecian recompensa por las cabelleras indias que cada cual presentase. De esta manera se propiciaba la aniquilacion autoctona y se podia llegar a reunir una autentica fortuna a base de masacrar gente. Los indios, obviamente cabreados, les pagaron con la misma moneda.

  • La Frase de Hoy: ¿Y eso es una navaja? Eso en mi pueblo lo usan los niños para cortarle el rabo a las moscas. En mi pueblo, los hombres, usamos esto. Si pinchas, pincho. Anda, pincha tú primero. Alfredo Landa, Jenaro el de los 14.
  • Para el que no lo Sepa: La batalla de indios y vaqueros de la foto es Little Big Horn, celebre escaramuza que puede ser mi siguiente Battle Chess.

1 comentario:

Amatista dijo...

El alarmismo es lo que tiene, la gente se aburre y se emparanoia....

Claro que mejor emparanoiarse que hacer lo de los "Electricistas de Pennsilvania" (que fuerrrrrrte me parece....)