11 febrero 2008

Battle Chess II

25 de Junio de 1876

Los Jugadores:

Caballo Loco (Tasunka Witko): Gran jefe Sioux-Oglala

George Armstron Custer: Teniente Coronel del 7º regimiento de caballeria de los EE.UU de norteamerica.

Las Piezas:
Blancas: 7º de caballeria. 31 oficiales, 566 soldados, 35-40 exploradores, 15 civiles.

Negras: 1200 guerreros (Hunkpapas, Sans Arc, Pies Negros, Miniconjou, Brule, Cheyennes, Oglala, y un pequeño grupo de indios Two-Kettles y Arikara).

El Tablero:

La Partida:
La batalla de Little Bighorn, tuvo lugar el 25 de junio de 1876, en lo que hoy es Montana, entre un regimiento del VII de Caballería de Estados Unidos, dirigido por el teniente coronel George Armstrong Custer, y un grupo de guerreros sioux y cheyenes del norte.

El descubrimiento de oro en las cercanas montañas de Black Hills, en 1874, provocó una gran afluencia de buscadores de oro en el territorio de los indios y la respuesta de los sioux, que lanzaron ataques contra estos exploradores, dirigidos por los jefes Toro Sentado (Sitting Bull), Caballo Loco (Crazy Horse) y Gall.

En febrero de 1876 se entabló una nueva guerra contra los lakota a partir de la negativa de Toro Sentado de abandonar el país del río Powder y registrarse en una de las agencias. El propio Ulysses Grant, presidente de los Estados Unidos, fue el que dio el ultimátum: “Si no hacen caso o se niegan a irse, se dará cuenta de ellos en el departamento de guerra como indios hostiles y se enviará a las fuerzas militares para obligarles a obedecer las órdenes de la Agencia India".

La campaña de invierno del brigadier general George Crook, al mando de diez compañías de caballería y dos de infantería, que avanzó hacia el país del río Powder contra Toro Sentado y los aliados cheyenne en marzo de 1876, tuvo que ser abandonada a causa de las duras condiciones climatológicas. En cambio, la campaña de primavera, que organizó el brigadier general Alfred H. Terry fue más numerosa y estuvo mejor organizada.
El 29 de mayo de 1876, el general P. H. Sheridan informó sobre la proyectada campaña al mando de Terry y Crook: “El brigadier general Terry salió de Fort Abraham Lincoln con su destacamento en dirección a la desembocadura del río Powder... la fuerza de esta columna se compone de unos 900 hombres... El general Crook saldrá de Fort Fetterman con una columna del mismo volumen. El coronel John Gibbon avanza hacia el Norte, hacia Yellowstone y al este de la desembocadura del Big Horn con un destacamento de unos 400 hombres... cada columna deberá cuidarse de sí misma, o castigar a los indios, si se les presentara la ocasión...Imagino que ocurrirá lo siguiente: el general Terry conducirá a los indios hacia el valle del Big Horn y el general Crook les hará avanzar hacia el general Terry; el coronel Gibbon se desplazará hasta el norte de Yellowstone, para unirse a ellos... por último estas tres columnas obligarán a muchos de los indios hostiles a retirarse a las agencias...”

Sin que estos tres ejércitos lo supieran, se estaba formando una de las mayores concentraciones de indios de las praderas que se pudo conocer en la historia. Se dispusieron por todo el valle del pequeño Big Horn bajo el mando del carismático Toro Sentado , de los hunkpapa, y Caballo Loco, sin duda alguna uno de los Jefes de guerra de los Oglala más distinguidos.

Se formó un gran campamento de cerca de 1.500 tipis en los que se alojaban entre 12.000 y 15.000 indios (preferentemente sioux y cheyenne) a lo largo de casi cinco kilómetros a lo largo de las orillas del río Little Big Horn. El mensaje de Toro Sentado se había propagado; unas semanas antes, había invitado al poderoso e influyente jefe de los pies negros, Pies de Cuervo, de Canadá para que ”se uniera a los sioux en su lucha contra los americanos... una vez que derrotaran a los americanos y a los crows, los sioux irían a Canadá con los pies negros y exterminarían a los blancos.”
La esperada retirada de los indios impulsada por el ejército de Crook quedó frustrada por el ataque de Caballo Loco en la mañana del 17 de junio. Crook estaba acampado cerca de Rosebud con más de mil oficiales y soldados y cerca de 260 exploradores shoshon y crow. Los indios atacaron sin previo aviso: Crook estaba jugando a las cartas y sus hombres estaban tomando el desayuno.

La batalla duró seis horas; sin tener que preocuparse de sus mujeres e hijos que estaban acampados a 30 km, el ejército de Caballo Loco aplicó tácticas ofensivas poco comunes y dejó prácticamente sin municiones al destacamento de Crook, con cerca de 100 muertos y heridos. Lo mas importante de todo era que Crook había sido eliminado de la estrategia de las tres columnas. Cuatro días después, en la tarde del 21 de junio, Terry Gibbon, Custer y Brisbin celebraron "un consejo de guerra para el Lejano Oeste"

Ese mismo día, Mark Kellog mandó el que sería su último comunicado al New York Herald; en el explicaba el siguiente paso de la campaña: "Custer empezará a atacar con todo su destacamento en el valle de Rosebud... y perseguirá a los indios hasta que aguanten los caballos y la resistencia humana sea capaz de cumplir las órdenes... su idea es vivir y viajar como los indios; de esta forma los hombres podrán ir a donde vayan ellos. El destacamento de Gibbon ha empezado a avanzar por la desembocadura del Big Horn".

El séptimo de Caballería de Custer consistía en 31 oficiales, 586 soldados, 33 exploradores indios y 20 empleados y hombres de a pie. Cuando Custer se despidió, parece ser que Gibbon le interpeló: “Ahora, Custer, no seas demasiado ansioso ¡Espéranos!” Custer dio una contestación ambigua "No, no lo haré".
A las doce y cinco del domingo 25 de junio, Custer dividió su ejército en cuatro columnas y se dispuso para el ataque. El mayor Marcus Reno, con 131 hombres debía seguir los movimientos de Custer; el capitán Benteen con 113 hombres en el Sudoeste y Custer con cinco compañías (en total 215 hombres) siguieron una línea de colinas que conducía hasta el confín del poblado indio.

En la batalla de Washita, en noviembre de 1868, Custer había dividido su ejército de forma similar y había atacado el poblado simultáneamente por distintos frentes, consiguiendo la máxima confusión. A las tres y cuarto Reno atacó la parte sur del gran campamento sioux cheyenne, del Hunkpapa Toro Sentado.

“...Bajo una elevada nube de polvo, vieron el centello de los cañones de nuestras armas, vieron como ondeaban nuestros estandartes, las camisas azules de nuestros soldados... El plomo silbó por encima y azotó los mástiles de los tipis. Los soldados llegaban a galope directamente al campamento Hunkpapa. Allí todo era confusión. Los ancianos gritaban sus consejos... las mujeres y los niños huyeron de los soldados de infantería y caballería...cogían a sus bebés y llamaban a sus hijos mayores... Los hunkpapa se quedaron en su campamento valientemente... Constantemente llegaban refuerzos y el ruido de los disparos cada vez era más fuerte...”

Algunas semanas antes, durante la ceremonia de la danza del Sol en Rosebud Creek, Toro Sentado había tenido una visión terrible; predecía un gran triunfo de los sioux y la muerte de muchos soldados en el campo de batalla. Animados por la promesa de esta imagen, los hunkpapa se quedaron en su campamento. «En lugar de huir, se multiplicaron hasta que formaron un gran frente para defender su poblado.»

El ejército de Reno tuvo que retirarse a una posición defensiva; enseguida, el destacamento fue rodeado por los guerreros sioux y cheyenne y «la retirada se convirtió en la única salida para todos». « Lo que se llamó la estrategia del valle fue una práctica derrota....». Entorpecido con un laberinto de trampas que hicieron que perdiera la noción del tiempo, Custer perdió el control del mando. Su regimiento quedó fragmentado y sus hombres fueron derrotados antes de que pudieran volver a unirse. Si se hubiera mantenido la estrategia inicial de Reno, se habría podido alcanzar la victoria; pero Reno cometió demasiados errores: inmediatamente después de ordenar a sus hombres que desmontaran, les dijo que se retiraran en sus caballos. Reinó la confusión.

Mientras Reno estaba en retirada, a unos seis kilómetros, Custer atacaba en el otro extremo del poblado. Igual que Reno, se enfrentaba a una masa de guerreros sioux y cheyenne, esta vez hunkpapas al mando de Gall, Oglalas y otros, al mando de Caballo Loco, y cheyenne, al mando de Hombre Blanco Domado: repelieron su carga. Al cabo de unos minutos, la Compañía L dirigida por James Calhoun quedó destrozada cuando Crow King y sus guerreros estamparon a sus caballos. Las otras cuatro compañías, C, E, F e I, que quedaron sin caballos, lograron mantenerse.

No obstante, antes de las cinco, Custer y todo su ejército quedaron completamente rodeados y en menos de una hora estaban muertos. En la mañana del 27 de junio se descubrió el «Campo de batalla de Custer», que según el informe del capitán Edward S. Godfrey formaba una terrible y fantasmagórica escena. La profecía de Toro Sentado se había cumplido, la batalla de Little BigHorn no se olvidaría fácilmente.

El gran campamento indio se dispersó rápidamente; un poblado de estas proporciones no podía sobrevivir, pues pronto se agotarían los pastos y se espantaría a la caza. Muchos volvieron a las agencias, pero la mayoría de los indios que no se acogieron al tratado, bajo el mando de Toro Sentado, Caballo Loco, Caballo Americano, Cuchillo Pálido y Pequeño Lobo permanecieron en el país del río Powder, sin embargo su libertad en suelo americano tenía los días contados.

“La repulsa no dará a los enemigos la victoria final... la sangre de nuestros soldados exige que estos indios sean perseguidos... (deben) someterse a la autoridad de la nación..".
(Maginnis, informe del congreso, julio de 1876).


El campo de batalla (hoy conocido por el nombre de Monumento Nacional de Little Bighorn) se convirtió en monumento nacional en 1886, y hasta 1991 recibió el nombre de Monumento Nacional al Campo de Batalla de Custer.
Sacado de aqui.
  • La Frase de Hoy: Si no viví más , fue porque no me dio tiempo. Epitafio de Donatien Alphonse François de Carman, Marques de Sade.
  • Para el que no lo Sepa: Hay versiones que sostienen que si Custer fue rodeado y masacrado con todos sus hombres (únicamente sobrevivió un caballo cojo llamado Comanche) fue por desviarse a atacar a un grupo de mujeres y niños que trataban de mantenerse alejados de la batalla.


Si lo se no vengo.

P.D: A traves de un conocido me ha llegado esta iniciativa. Por favor, leedla y firmadla. Gracias.

1 comentario:

Amatista dijo...

He de reconocer que no la he leido en profundidad... pero es muy espesita....ideal para un aficionado al tema.... pero a mi los indios me dejaron de gustar con unos 8 o 9 años...XD
En cualquier casi está muy currada
Mua