27 junio 2014

Mi nombre es Legión, pues somos un patacón

Viendo Roma, la serie de la HBO, me he dado cuenta de que lleva el adagio "no expliques, muestra" a su maxima expresion. El problema con eso es que muestra tanto y explica tan poco, que nos habla de personajes que no se sabe a ciencia cierta quienes son. Si, todos hemos oido hablar de Cesar, Marco Antonio y Cicerón, pero la cosa se lia cuando un consul hace tribuno a un legado de la Legion XIII que a su vez nombra evocati a un centurion.
Originalmente, se deniminaba Legión (del latin legere, elegir) al conjunto de todo el ejercito romano, ya que se realizaba mediante levas o reclutamiento forzoso. En aquellos tiempos la estructura de la legión consistia en separar a los soldados por edad y tipo de armamento (siendo que cada cual habia de pagar su propio equipo, esto resultaba en una division por poder adquisitivo). Asi, el ejercito romano se desplegaba en tres filas colocando a los jovenes de armamento mas ligero (denominados hastati=lanceros) en el frente, a los mas adultos (cerca de 30 años) con lanzas pesadas y cota de anillos detras de estos (denominados principes) y una fila de rudos veteranos, los mas cabrones de la legión, que formaban al estilo falange para recibir con un muro de lanzas a los enemigos que superaran las dos primeras filas.
 Podian permitirse grebas y avambrazos ademas de armamento de mayor calidad. Esta ultima linea de defensa, formada por los llamados triarios, entraba tan rara vez en combate, que se acuño un dicho "llegar a los triarios" cuando se tenia que emplear el ultimo recurso disponible en una situacion de vida o muerte.
Para evitar que las lanzas de unos pincharan a los otros, cada fila se organizaba en 10 manipulos (de manipulus= puñado) de entre 60 y 120 hombres, con una distancia de separacion entre ellos suficiente para no estorbar a los de atras. Logicamente dicha distribucion recibe el nombre de formacion en damero.
A la formacion de batalla se le unian despues diversas unidades de hostigadores, conocidos como velites (de hastae velitares= javalina o lanza ligera) y los jinetes o equites, formada normalmente por nobles ya que eran los unicos que podian permitirse un caballo (y para llevarlo a la guerra, nada menos).
Esto funcionaba bien cuando era Roma quien llevaba su ejercito a otras regiones para conquistarlas. El consul de turno reclutaba a todo el que pillara por alli con promesas de pillaje y gloria y se los llevaba a invadir. Pero cuando haces un ejercito exclusivamente de ciudadanos y te vas a combatir a, pongamos, Numidia (actual Argelia), te encuentras con pocos o ningun ciudadano que pase el corte.
Esto es lo que le pasó a Cayo Mario cuando le encomendaron en su primer consulado (de siete veces que fue reelegido, en una carrera politica sin precedentes) terminar lo que su predecesor, Quinto Cecilio Metelo, no pudo.
 Así, en 107 a.C, Mario se encontró que las campañas previas de Metelo contra el general númida Jugurta, habian desgastado tanto la poblacion, que no tenia de donde reclutar gente. Ni corto ni perezoso, Mario planteo una serie de reformas en la estructura de la legion, que no solo permitieron la expansion romana hasta su maxima extension, sino que tambien fueron determinantes para el fin de la República.

Para empezar, Mario estableció que cualquier ciudadano podria alistarse por un periodo de 16 añosprorrogables hasta 20 o, en algunos casos, 25 en la forma de evocatus por petición expresa de un general (cónsul o legado). Ademas eliminó las restricciones de clase y riqueza, proveyendo un equipamiento unico para todos los legionarios. Asi, en lugar de traer cada cual las armas que podia permitirse, todos los miembros de la legion dispondrian del mismo equipo, pagado por el estado, consistente en: el tradicional scutum o escudo de torre, loriga (armadura corporal de cota de anillos, escamas o bandas), casco, dos lanzas (pesada y ligera), espada corta, daga, un par de sandalias, una mochila, comida para 14 dias, una cantimplora, útiles de cocina, dos sudes (estacas de entre 1,5 y 1,8m para formar empalizadas) una pala y un cesto de mimbre.

La idea de Mario es que si cada legionario llevaba encima lo necesario para la marcha, no dependería tanto del tren de suministros y, por tanto, se aumentaria la mobilidad. Esta reforma le valio a los legionarios el sobrenombre de "Mulas de Mario".
El siguiente cambio fue a nivel organizativo. Eliminó el manípulo como unidad  tactica y lo sustituyó por la cohorte. Una legión pasó a estar formada por 10 cohortes (de la I a la X) que a su vez estaba compuesta por 10 centurias (de nuevo de I a X) de 80 hombres (excepto la primera, que tenia el doble) y éstas por contubernios de 8 soldados que compartian una tienda de 4 plazas.
Al mando de cada centuria habia un Centurion, derivado del Hekatonarca griego que sí mandaba 100 hombres.

Mario mantuvo a los equites como fuerza de caballeria, pero los dividió en 10 turmas de 30 jinetes, con un Decurión al mando de cada una. Además, imbuidos en cada centuria, entre los milites o tropas regulares, se encontraban los inmunes, soldados con habilidades especiales como artilleros, carpinteros, medicos o ingenieros que, sin dejar de ser legionarios entrenados, realizaban tareas respectivas y cobraban el doble. De esta manera, aunque aislaras a una cohorte, seguiria contando con su capacidad logistica completa.

Esta reestructuracion de la legion y la promesa de recompensar con tierras en los territorios ocupados para los veteranos, y posteriormente la ciudadania para los alistados extranjeros, contribuyo al auge de la conquista romana. En pocos años, un ejercito profesional, movil, disciplinado y eficiente permitio la anexion de la Galia y Asia Menor a la República.

¡Y a pie, nada menos! Los legionarios romanos marchaban a todos sitios, llegando a recorrer 30km en 5 horas, lo suficiente como para sorprender a los enemigos. Tambien tenian la molesta mania de construirte una ciudad a la que te descuidabas, como se ve en Caerleon, Gales; Carlisle, Escocia; o incluso León que empezaron siendo campamentos romanos.
Como parte mala de las reformas marianas, la lealtad de las legiones no siempre estaba con el Senado y el Pueblo de Roma, sino que mas de las veces, se iba con su general que era quien les pagaba, les repartia el botin y se aseguraba de que ciudadanos pobres acabaran teniendo tierras al finalizar su servicio.

Asi que cuando Cayo Julio Cesar cruzó el Rubicón con la Legio XIII Gemina (Gemela, porque era un refundido de supervivientes de otras legiones), fue culpa de Mario.

  • La Frase de Hoy: Con el ruido de la guerra no oigo el de las leyes. Cayo Mario en respuesta al senado cuando le recriminaron dar la ciudadania a barbaros que sirvieron en sus legiones, en contra del derecho romano.
  • Para el que no lo Sepa: Un patacón era originalmente una moneda arabe del medievo. Entre los años 1881 y 1883, argentina uso el nombre de patacón para acuñar una serie de monedas de 10, 20 y 50 centavos; y 1 peso. Con tan solo 600.000 unidades emitidas se ha convertido en una moneda muy buscada entre los numismatico, cuyo valor puede alcanzar los 400 dolares. Tambien en Argentina se bautizó como bono patacón a los bonos que se emitieron en 2001 para tratar de paliar la crisis economica.

1 comentario:

Amatista dijo...

Falta nuestro amigo Tito, pero esta curiosa ^^