22 febrero 2010

Paraisos perdidos


No, Porlock no es un paraiso perdido, es una villa costera en Somerset, Inglaterra, de 1720 habitantes. Sin embargo "un señor de Porlock" es el responsable de que un poema sobre uno de los paraisos perdidos quedara inacabado.

«En Xanadú, Kubla Khan
mandó que levantaran su cúpula señera:
allí donde discurre Alfa, el río sagrado,
por cavernas que nunca ha sondeado el hombre,
hacia una mar que el sol no alcanza nunca.
Dos veces cinco millas de tierra muy feraz
ciñeron de altas torres y murallas:
y había allí jardines con brillo de arroyuelos,
donde, abundoso, el árbol de incienso florecía,
y bosques viejos como las colinas
cercando los rincones de verde soleado.

¡Oh sima de misterio, que se abría
bajo la verde loma, cruzando entre los cedros!
Era un lugar salvaje, tan sacro y hechizado
como el que frecuentara, bajo menguante luna,
una mujer, gimiendo de amor por un espíritu.
Y del abismo hirviente y con fragores
sin fin, cual si la tierra jadeara,
hízose que brotara un agua caudalosa,
entre cuyo manar veloz e intermitente
se enlazaban fragmentos enormes, a manera
de granizo o de mieses que el trillador separa:
y en medio de las rocas danzantes, para siempre,
lanzóse el sacro río.
Cinco millas de sierpe, como en un laberinto,
siguió el sagrado río por valles y collados,
hacia aquellas cavernas que no ha medido el hombre,
y hundióse con fragor en una mar sin vida:
y en medio del estruendo, oyó Kubla, lejanas,
las voces de otros tiempos, augurio de la guerra.

La sombra de la cúpula deliciosa flotaba
encima de las ondas,
y allí se oía aquel rumor mezclado
del agua y las cavernas.
¡Oh, singular, maravillosa fábrica:
sobre heladas cavernas la cúpula de sol!

Un día, en mis ensueños,
una joven con un salterio aparecía
llegaba de Abisinia esa doncella
y pulsaba el salterio;
cantando las montañas de Aboré.
Si revivir lograra en mis entrañas
su música y su canto,
tal fuera mi delicia,
que con la melodía potente y sostenida
alzaría en el aire aquella cúpula,
la cúpula de sol y las cuevas de hielo.
Y cuantos me escucharan las verían
y todos clamarían: «¡Deteneos!
¡Ved sus ojos de llama y su cabello loco!
Tres círculos trazad en torno suyo
y los ojos cerrad con miedo sacro,
pues se nutrió con néctar de las flores
y la leche probó del Paraíso».
En este punto, mientras el poeta ingles Samuel Taylor Coleridge escribia su poema "Kubla Khan", alguien llamó a su puerta. Un señor de Polock que venia a venderle un seguro. Coleridge rechazó al vendedor y volvio a la tarea, solo para darse cuenta de que los efluvios del opio que le habian traido la ensoñacion de una tierra fantastica, se habian disipado. Xandu, Sangdu o Zanadú, como ha sido más ampliamente conocida, fue originalmente la capital de verano del emperador Kublai Khan, ubicada en Mongolia Menor. Según la descripcion de Marco Polo se trataba de una majestuosa ciudad formada por una muralla exterior, una interior y un palacio donde Kublai guardaba 10 mil yeguas como muestra de su poder. Sus invitados mas prominentes eran honrados con un vaso de la leche de estas yeguas, conocida como la leche del paraiso. Tras los hechos históricos Xanadú se convirtió en la inaccesible fortaleza donde todos los lujos tenían cabida. El exponente de opulencia al que todo el mundo queria llegar. Colleridge tuvo la visión de una mítica Xanadú y un visitante inesperado le reventó el colocón. Ese Xanadú no seria jamas encontrado.

Cerca de Xanadú (relativamente), tenemos la cordillera del Himalaya, donde el escritor James Hilton ubica su fantástica ciudad de Shangri-La. Según su libro "Los horizontes perdidos" existe un monasterio (aunque seria mas preciso llamarlo lamasteria, pues un lama es un maestro espiritual que no tiene por qué ser monje) en el que el tiempo se detiene en un periodo de paz y serenidad tanto fisica como espiritual. No existe la violencia y las necesidades quedan en un segundo plano pues los habitantes de la fabulosa Shangri-La, siempre jovenes, felices y en perfecto estado de salud, alcanzaban la iluminacion al entrar en ella y, por ello, la vida eterna. Cabe destacar que la Shangri-La literaria era un territorio perdido y no todo el mundo podría encontrarla, tan solo aquellos que ya estuvieran destinados a ello.

Shangri-La esta obviamente basada en la mitología budista y su ciudad mágica de Shambhala. Shambahla es un territorio mágico cuya naturaleza esta en entredicho como la de cualquier territorio fantástico. Algunos dicen que existe realmente entre las nieves perpetuas del Himalaya como un reducto de clima apacible y paz duradera. Otros la describen como un estado mental o espiritual que materializa la ciudad a su alrededor y transporta a los dignos hasta ella. En cualquier caso, lo que parece claro es que la leyenda dice que cuando el mundo este sumido en el odio y todo este perdido (como dentro de unos 420.000 años) el rey de Shambhala saldrá de la ciudad con un ejercito y erradicara el odio del mundo (a hostias, digo yo). Tan grande es la fama de Shambhala que hasta los nazis la buscaron como tantas y tantas fantasias cual la lanza de Longinos, Excalibur o la ciudad de Thule.

Y en efecto Thule es nuestro proximo destino. En las teorias del origen de la raza aria por parte de Hitler y su sequito predominaba la creencia de que los übermensch (superhombres) descendían de los habitantes de un mundo subterráneo y muy avanzado. Este mundo se conocía como Intratierra y el acceso a él se encontraba en el lejano norte, en la misteriosa ciudad de Thule. Para la búsqueda de dicha ciudad el partido nazi propició la creación de una sociedad "secreta" llamada la Sociedad de Thule que ha sido vinculada por los conspiranoicos a muchas teorías sobre las armas secretas nazis y la búsqueda de místicos objetos de poder. Posiblemente la Thule histórica se tratara de la costa de Finlandia.

Curiosamente la historia del reino subterráneo de Intratierra y la ciudad de Shambhala se mezclan en algunas versiones dando a Shambhala la categoría de "entrada al subsuelo" para acceder al reino de Agartha, donde habita el "Rey del Mundo", un Señor de la Llama proviniente de Venus según la ocultista Helena Blavatsky.

America, por supuesto, no se escapa de su ración de reinos ocultos. Posiblemente el mas famoso de ellos seria El Dorado, la tierra con calles pavimentadas de oro que Francisco de Orellana anduvo buscando por el Amazonas. Se ubica "en algún lugar de la actual Colombia" así que vaya usted a saber donde está. Los españoles llegaron a America queriendo encontrar oro, piedras preciosas y riquezas sin cuento, creían que aquello era Jauja y así bautizaron a una región de Perú que les pareció tan fértil como la tierra mítica donde fluían ríos de vino y leche y donde colgaban cochinillos de los árboles ya asados y listos para comer. Y donde, como dice mi abuela, a los perros se les ata con longaniza y se les apedrea con lomo.

  • La Frase de Hoy: Así como cae exánime la mariposa en el umbral, sorprendida por el cierzo helado, así también todos los pensamientos terrenos deben caer muertos ante el templo. Helena Blavatski, ocultista, teosofa y aparentemente aficcionada al opio o al LSD.
  • Para el que no lo Sepa: En la serie de dibujos Conan el Aventurero aparece un personaje secundario llamado Greywolf. Un mago que busca a Mesmira, la bruja que convirtio a sus hermanos en lobos, para poder devolverlos a su forma original. Su hogar se encuentra en Xanthus, transliteracion de Xanadu. Cabe destacar que aunque dicen que es un picto, lleva ropas de Targui.



Rego Aurus Vacasti Aurum!!

3 comentarios:

Amatista dijo...

Pero que fuerte.... cómo que inaccesible Xanadú... pero si está "ahí al lado"... en la carretera de navalcarnero.... pues no habremos ido veces XD

Claro que igual inaccesible se refiere al precio de alguna de sus tiendas XD

Los nazis buscando excalibur?? he de imaginarme a Hitler soñando ser Rey Arturo... jajajaja (me troncho.... encima lelo)

Salvo, el Xanadú, que lo tengo muy visto (:P) molan los sitios esos, no me extraña que se sueñe con terrenos idílicos... o paraisos terrenales... porque con lo que se ve día a día.... y más entonces que ahora.

Cuál es tu paraiso terrenal peque?

Erynus D'Alecto Graeme dijo...

Las blasa para el xanadú pasan de ciento en viento, y terminan de volver demasiado pronto. Hay que organizar una expedicion para ir y engañar a alguien para que te lleve. Si, es inaccesible :P
Sobre las busquedas esotericas de los nazis (y no tan nazis) ya hablare algun dia.
Mi paraiso terrenal es obvio donde esta y tu lo sabes, no en google maps XD.

Amatista dijo...

Que casualidad... me suena por dónde queda ese paraíso tuyo :P