05 diciembre 2014

Mind Blow (I)




Si miras los puntos rosas veras un punto rosa desapareciendo recorriendo el circulo
Si miras la cruz central veras un punto verde recorriendo el circulo
Si sigues mirando la cruz central veras desaparecer uno a uno los puntos rosas hasta que solo queda el punto verde recorriendo el circulo.
  • La Frase de Hoy: Visión es el arte de ver las cosas invisibles.Jonathan Swift
  • Para el que no lo Sepa: Existe otra version de esta ilusion en la que los puntos son azules y el resultante es amarillo en lugar de verde.

27 noviembre 2014

Vaya numeritos



Cualquier hispanohablante esta familiarizado, por supuesto, con como se forman los numeros en español. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez son terminos individuales, asi como la construccion numero+ce desde once hasta quince y diez+numero de dieciseis (diez y seis) en adelante.
Las decenas tampoco tienen ningun misterio añadiendo te o ta a la raiz de cada una.
Pero en otros leguajes las cosas no son tan faciles.

El pueblo Oksapmin de Nueva Guinea usa un sistema de numeracion de base 27, siendo cada numero la palabra utilizada para nombras una de las 27 partes del cuerpo desde el pulgar de una mano hasta el meñique de la otra pasando por la cabeza. Así el 1 es Tip-na (pulgar), 6 es dopa (muñeca), 12 es nata (oreja) y 16 es [tan]-nata (oreja [del otro lado]) y así hasta el 27 o [tan]-h^th^ta (meñique [del otro lado]). Originalmente al terminar el ciclo de 27 numeros, el contante decia FU comenzaba de nuevo, pero con la llegada de los misioneros a Papua se empezó a dar sentido a FU como 20 y a partir de ahi evolucionó su significado.

Los Tzotzil, un pueblo de ascendencia maya que habitaba en la zona de la actual Chiapas, en mexico, tenian un sistema de base 20 o vigesimal que empleaba los dedos (y sus nombres) como numeros. Asi, del 1 al 10 eran claramente los dedos de las manos (de hun a lahuneb), añadian los de los pies haciendo 20 (htob). La palabra para 21 es ni mas ni menos que hun schavinik (es decir, el primer dedo del siguiente hombre=vinik). Asi tenemos que para 40 es cax vinik (dos hombres) y para setenta lahuneb chanvinik (decimo dedo del cuarto hombre).

Pero no va a ser indigena todo lo rebuscado. Nuestros vecinos franceses se las traen a la hora de numerar utilizando sistema decimal hasta el 70 (soixante-dix [60+10]), momento en que hacen una cabriola y pasan a un sistema pseudo vigesimal, siendo  80 quatre-vingts (4x20) y 90 quatre-vingts-dix ([4x20]+10).
Asi como los daneses que hacen que te confies hasta el 50, cuando empiezan a meter fracciones. 50 es halvtreds, una contraccion de halv tred sinds tyve ("medio para tres veces 20" o [2½x20]). El 70 es 3½x20 y  90 es 4½x20.
Aunque por lo menos no son tan rebuscados como los galeses, cuyo sistema tradicional es base 20 pero usan el 15 como numero pivotal. Así a partir de 15 (pymtheg) añades numeros a él hasta 20, lo que hace que 16 sea un ar pymtheg (1 sobre 15) y 36 un ar bymtheg ar hugain (1 sobre 15 sobre 20).

Hay mas, muchos mas, que lamentablemente se van perdiendo al adoptarse lenguajes extranjeros, pero con esto empezamos a rascar la superficie.
  • La Frase de Hoy: Y San Atila alzó la granada de mano diciendo: "Oh Señor, bendice esta granada, que en tu gloria volará a tus enemigos en pequeños trozos, en tu misericordia" y el Señor sonrió, y el pueblo celebró en un festín de corderos y perezosos y carpas y anchoas y orangutanes y cereales de desayuno y murciélagos de la fruta y...
    - Sáltate esa parte hermano.
    El Señor habló diciendo: primero sacaréis el santo sello, luego contaréis hasta tres, ni más ni menos. Tres es el número al que habréis de llegar y el número del conteo deberá ser tres. No contaréis hasta cuatro, ni tampoco hasta dos, salvo que preceda al tres. El cinco está descartado. Una vez que el tres sea alcanzado lanzaréis la Santa Granada de Mano de Antioquía hacia vuestro enemigo, quien al no ser agradable a mis ojos, se desintegrará.
  • Para el que no lo Sepa: Hasta tiempos recientes, el mundo árabe empleaba los sistemas de numeracion babilónico (para las materias cientificas) y griego (para el comercio) en lugar de la numeracion arabiga.

21 noviembre 2014

Dichos Dichosos (II)

Con la Iglesia hemos topado.
Este dicho, normalmente complementada con "amigo Sancho", se emplea cuando en el desarrollo de un plan o proyecto surgen complicaciones por parte de autoridades superiores. La frase esta adaptada del famoso libro de Miguel de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Y el hecho es que, alli donde muchos quieren ver un mensaje anticlerical, el pasaje concreto de la obra dice "con la iglesia hemos dado" y se refiere a eso mismo:
Quijote y Sancho estan en El Toboso buscando el palacio de Dulcinea, de noche, y al acercarse a la sombra de lo que creen que es el Alcazar, resulta ser la iglesia del pueblo, con lo que dan con ella. Ni siquiera se chocan con ella, como podria pensarse. Sencillamente la encuentran y desde alli se proponen seguir buscando.
  • La Frase de Hoy: Dos linajes solos hay en el mundo, que decía una agüela mia, que son el tener y el no tener. Sancho Panza.
  • Para el que no lo Sepa: El Toboso recibio ese nombre por ser abundantes las tobas, es decir, cardos borriqueros.

10 noviembre 2014

Buena suerte Mr. Armstrong


Se nos fué el Coronel Armstrong. El 25 de Agosto de hace dos años falleció a causa de complicaciones con su ultima operacion de corazon, a los 82 años.
Del primer hombre en pisar la Luna se cuentan muchas historias que ya nunca mas podran ser negadas categoricamente. Entre ellas, una de las mas famosas, se cuenta la del Sr.Gorsky.

La historia, casi mito, consiste en que despues de las famosas palabras de Armstrong
Es un pequeño paso para el hombre, pero un salto gigantesco para la humanidad
 dijo otras, mas bajito, que dejaron a los tecnicos de la NASA perplejos. Dijo: "Buena suerte Sr. Gorsky". Cuando los periodistas preguntaron a Armstrong, se limitó a sonreir en silencio.
Finalmente, años despues del incidente, por fin dio a conocer la historia completa.
Cuando Armstrong tenia 15 años en su ohio natal, jugando al baseball con un amigo, la pelota se les colo en el patio trasero de sus vecinos, los Gorsky. Mientras la recogia oyo una conversacion proviniente del dormitorio en la que la señora Gorsky decia:
-Sexo oral?... Te hare sexo oral el dia que el hijo del vecino camine por la luna!!
Sin embargo, el propio Armstrong desmintió la anecdota indicando que la oyó por primera vez al cómico Buddy Hackett en California en 1995. Otras historias cambian el "mankind (humanidad)" de la famosa frase por "Manny Klein", otro desafortunado marido.

Para quien le interese lo que dijeron aquella tarde aqui puede leer, en ingles, la trasncripcion de las comunicaciones de la NASA con el Apolo 11.
Desde aqui quiero reivindicar tambien al comandante Michael Collins, tercer miembro de la tripulacion del Apolo 11 y que tuvo que quedarse en orbita mientras Armstrong y Aldrin correteaban por la luna. Asi como a las 6 misiones tripuladas que corretearon por alli en los años siguientes (hasta el Apolo 17 en 1972).
  • La Frase de Hoy: Houston, aqui Base Tranquilidad, el Aguila ha aterrizado. Verdaderas primeras palabras de Armstrong sobre la superficie de la luna.
  • Para el que no lo Sepa: En la emocion del momento Armstrong se confundió al decir la famosa frase y en lugar de decir "un pequeño paso para un hombre" dijo "para el hombre" lo que tiene el mismo significado que "la humanidad".

24 octubre 2014

Dichos Dichosos (I)

Hace tiempo que queria adentrarme en el maravilloso mundo de los dichos, adagios y chascarrillos varios. A ver si reduciendo las entradas consigo volver a retomar el blog, que si no, un dia aparecera en mi casa con un hacha acompañado de mi Pou.

Muchas veces, la gente usa dichos pensando que tienen un origen cuando la realidad es que vienen de cosas bien distintas. Tal es el caso de
Estar con la mosca detras de la oreja.
Cualquiera pensaria que la raiz de este dicho es tener una mosca (sea vulgar o cojonera) zumbandole detras, sintiendo, por tanto, una desazon e incomodidad creciente ante la insistencia del mal bicho. Tiene logica. Sin embargo, el origen del dicho se remonta al siglo XV al igual que el dicho
Poner una pica en Flandes
Durante las Guerras de Flandes llevadas a cabo por Felipe II en los albores del siglo XV, las tropas españolas, los famosos Tercios, estaban formadas principalmente por piqueros y arcabuceros.

El arcabuz, antecesor del mosquete, es un arma de fuego de largo alcance (bueno, largo... 50 metros maximo)  que se cargaba por el cañon y usaba un mecanismo de disparo de cazoleta. Una pequeña parte de polvora fina se ponia en un deposito fuera del cañon (cazoleta), pero comunicado con la recamara donde ocurria la deflagracion, por un pequeño coducto llamado oido.

Se cargaba el arma y se praparaba una mecha sobre el serpentin, la pieza de hierro activada por el gatillo que encendia la cazoleta. Esa mecha era la llamada mosca y, dado que en la batalla los soldados necesitaban las dos manos para montar el arma y prepararla para el disparo, se colocaba, cual cigarrillo encendido, detras de la oreja.
Por tanto "tener la mosca detras de laoreja" no solo indica desconfianza en el devenir de los acontecimientos, sino el estar preparado para hacer frente a cualquier eventualidad.

El otro dicho se usa para expresar lo dificil que puede ser llevar a cabo una tarea, como cuando los Tercios tenian que llegar desde España hasta Flandes por el llamado "Camino Español" que corria desde Milan a los paises bajos, ya que el canal de la mancha estaba controlado por Francia e Inglaterra, entonces enemigos de España. Un recorrido de entre 32 a 60 dias, dependiendo del clima y el viento.
Todo ese despliegue solo para hacer llegar a los soldados hasta alli amerita el esfuerzo con el que se relaciona el dicho.
  • La Frase de Hoy:Una vez se haya dicho todo, estaremos en condiciones de volver a decirlo todo, porque todo se habrá contradicho. Aquiles Dalseme (1840-1913) Periodista francés
  • Para el que no lo Sepa: El sucesor del sistema de mecha del arcabuz fue el sistema de pedernal de los mosquetes. Se basaba en hacer chocar una pequeña esquirla de pedernal contra el canto de la cazoleta para crear la chispa. Esa esquirla se denominaba fusil, de donde deriva el nombre del arma actual. A diferencia de rifle, que deriva del riffling o rayado del anima del cañon.
Si, todos esperamos ver pasar al señor Bond


17 julio 2014

Babingtonazo

Fiel y muy amado,
 De acuerdo con el celo y cariño en todo lo que he conocido de vos hacia la causa común de su religión y la mía, habiéndole tenido siempre en estima como miembro digno y principal, hábil tanto en uno como el otro: No es ningún consuelo para mí entender su estado como he hecho con su ultima carta, y busco los medios para renovar mi inteligencia con vos, pues el dolor que he sentido durante todo este tiempo ha pasado a ser sin igual. Os ruego, pues, desde ahora y en adelante, me escribáis tan a menudo como os sea posible acerca de cualquier ocurrencia que juzguéis sabiamente de importancia para el bien de mis asuntos, las cuales no dejare de corresponder con todo el cuidado y la diligencia que me fuere posible.

Por diversas e importantes razones (que llevaría mucho tiempo explicar) no puedo sino alabar y elogiar su deseo común de impedir a tiempo los designios de nuestros enemigos para extirpar nuestra religión de estos dominios y la ruina de todos nosotros. Pues durante mucho tiempo he mostrado a otros príncipes católicos -y la experiencia lo avala- que cuanto mas demoremos tomar cartas en el asunto mayor sera la posibilidad y ventaja de dichos enemigos de prevalecer contra dichos príncipes (como ya se ha hecho contra el Rey de España) y entretanto los católicos aquí, permaneciendo expuestos a todo tipo de persecución y crueldad, reducen diariamente su numero, fuerza, medios y poder. De modo que, si un remedio no es provisto rápidamente, temo que no un poco, sino para siempre se vuelvan incapaces de alzarse de nuevo y recibir cualquier ayuda aun cuando esta se le ofreciera. Por mi parte, os ruego que asegureis a nuestros principales amigos, aunque no había en esta causa ningún interés particular (cualquiera que pudiera tener se vuelve irrelevante en relación con el bien publico de este Estado) estaré siempre dispuesta a emplear en ella mi vida y todo lo que tengo o alguna vez pueda ver en este mundo.

Ahora, para basar sustancialmente esta empresa y llevarla a buen término primero debemos examinar detenidamente:
¿Qué fuerzas, tanto a pie como a caballo, podéis alzar entre todos y qué capitanes nombrareis para cada comarca, caso de que no se halle un comandante en jefe?
¿En que ciudades, puertos y refugios podéis guardaros tanto en el norte, este y sur, para recibir refuerzos de los Países Bajos, España y Francia?
¿Que lugar estimáis mas apto y de mayor ventaja para congregar la fuerza principal de vuestras tropas: lo mismo si ya están reunidas y por que ruta podrían avanzar?

Habiendo dejado claros estos puntos entre los vuestros (quienes serán los principales actores, y tan pocos en numero como podáis) con la mayor resolución, mi consejo es que indiquéis lo mismo con toda diligencia a Bernardino de Mendoza, embajador legado del Rey de España en Francia, quien (además de la experiencia que tiene en temas de estado por su parte) puedo aseguraros que estaréis mas que dispuesto de emplear. No tardare en escribirle acerca del tema con todas las recomendaciones que se me puedan ocurrir; así como a cualquier otro que sea necesario. Pero deberéis hacer la elección, para manejar este asunto con el susodicho Mendoza y otros fuera del reino, de algún fiel y muy secreto personaje, en quien tan solo vos confiéis, con el fin de que las cosas sean mas secretas, cosa que os recomiendo por encima de todo lo demás.

Si vuestro mensajero os trae nuevas de promesa segura y seguro suficiente del socorro que precisáis, entonces a continuación (mas nunca antes, pues podría ser en vano) tomad diligentemente la orden de que todos vuestros partidarios hagan (tan secretamente como puedan) provisión de armadura, caballos frescos y dinero en efectivo, con el cometido de prepararse para la marcha tan pronto como se les comunique por sus jefes y capitanes en cada comarca.

Y para sazonar mejor (reservando para los capitanes el conocimiento del motivo de esta empresa) seria suficiente, para empezar, decirle a los demás que tales preparativos no son mas que para fortificaros vos mismo, en caso de necesidad, contra los Puritanos en el reino : el principal de los cuales, con sus mayores fuerzas en Países Bajos, habiendo (como ya habríais dejado caer) determinado la ruina y la desgracia en su retorno a casa, para todos los Católicos, y usurpar la Corona; no solo a mi y al resto de legítimos pretendientes, sino a su propia y actual Reina, si no se aviene a su completo mandato. El mismo pretexto servirá para dar voz y establecer entre todos vosotros una asociación e imagen general, de que unicamente lo habeis hecho para vuestra sola protección y seguridad, tanto en vuestra religión, vidas, tierras y bienes, contra la opresión e intentos de dichos Puritanos, sin dejar nunca por escrito nada contra la Reina, mas mostrándoos siempre dispuestos a socorrerla a Ella y a sus legítimos herederos, sin nombrarme a mi.
Habiendo sido entonces preparados los asuntos y las fuerzas dispuestas tanto fuera como dentro del Reino, entonces sera tiempo de que los seis caballeros se pongan a trabajar; dandoseles la orden de que, al cumplimiento de sus planes, pueda ser yo trasladada inmediatamente fuera de este lugar, y de que sean desplegadas al mismo tiempo todas vuestras fuerzas para reunirse conmigo a la espera de la ayuda extranjera, que para entonces se ha de acelerar con la mayor diligencia.

Ahora, dado que no se puede fijar día para la finalizacion de los planes de dichos caballeros, con el fin de que otros estén listos para sacarme de aquí, sugeriría que dichos caballeros llevaran siempre con ellos (o al menos en la Corte) una cuadrilla de cuatro hombres, equipados con buenos y rápidos caballos, para- tan pronto como los planes estén por llevarse a cabo- venir con toda la diligencia a advertir a aquellos responsables de mi transporte; con el fin de que se encuentren en el lugar de mi residencia, antes de que mis captores tengan atisbo de dichos planes, o al menos antes de que puedan fortificarse en la casa o llevarme fuera de ella. Seria necesario mandar dos o tres de dichos mensajeros por distintas vías, con el fin de que, si uno es detenido, los otros puedan llegar a su destino; y al mismo tiempo seria necesario que trazaran rutas que eludieran los caminos principales.

Este es el trazado que encuentro mejor para nuestra empresa, y el sentido en el que deberiais conducirlo para nuestra común seguridad. Causar agitacion antes de asegurarse suficientes fuerzas extranjeras, no haría mas que poneros en peligro de correr la misma fortuna infame que ha ocurrido otras veces en situaciones semejantes. Y llevarme lejos de este lugar antes de asegurarme de acabar rodeada por un buen ejercito, o alguna muy buena fortaleza segura donde pueda quedarme para la reunión de vuestras tropas y la llegada del susodicho socorro extranjero, seria causa suficiente para que la Reina me capturara de nuevo y me encerrara en algún agujero del cual nunca volvería a escapar (si es que no tiene algo peor en mente) y perseguir con la mayor de las durezas a aquellos que me han ayudado- lo que me causaría mas dolor que cualquier desdicha que pudiera caer sobre mi. Y una vez mas me veo en la necesidad de advertiros, todo lo  seriamente que pueda, de observar y ser cautos y sumamente vigilantes, para sopesar y aseguraros de todo lo necesario para que esta empresa (con la ayuda de Dios) llegue a un final feliz: remitiendo al juicio de nuestros principales amigos en este lado, con quienes tendréis que tratar en adelante, para ordenar y concluir sobre la presente (que os servirá solo como presentación y propuesta) como mejor os pareciese: Y para vos en particular os encargo asegurar a los caballeros arriba mencionados todo lo que sea requisito para la completa ejecución de sus buenas voluntades.

Dejo a vuestro buen criterio decidir (en caso de que sus designios no arraiguen, como puede pasar) si continuareis o no con mi transporte y y la ejecución del resto de la empresa. Pero si el percance fuera tan grande que no vinierais junto a mi- estando en la Torre de Londres, u otra fortaleza con gran vigilancia, pero no obstante no dejéis, por amor de Dios, de continuar con el resto de la empresa; pues yo, en cualquier momento, moriré mas tranquila, sabiendo que vuestra entrega va mas allá de la servidumbre en la que os hayáis esclavizado.

Intentare que, al tiempo que los trabajos en este lado estén en marcha, los Católicos de Escocia se levanten y poner mi hijo en sus manos, con el objetivo de que ningún intento contra él de nuestros enemigos aquí tenga éxito. También tratare de que se prepare alguna agitacion en Irlanda, y de que empiece algún tiempo antes de que nada se haga aquí; con el fin de que se de la alarma en el lado opuesto a donde vendrá el golpe.

Vuestras razones para tener un jefe o figura central, a mi entender, son muy pertinentes; y por ello seria bueno hacerle llegar la propuesta secretamente al Earl de Arundel, o alguno de sus hermanos, y del mismo modo observar al joven Earl de Northumberland, si estuviera en libertad. De ultramar podríamos tener al Earl de Westmoreland, cuya casa y nombre podrían hacer mucho, como sabéis, en las tierras del norte: como podría Lord Paget, de buena disposicion en algunas comarcas de por aquí; ambos uno y otro serian traídos a casa en secreto: entre los que el principal ha desterrado y pudieran volver, una vez que la empresa este resuelta. Dicho Lord Paget esta ahora en España y puede tratar desde allí todo lo que, a través de su hermano Charles o directamente por si mismo, le encomendéis en lo tocante a este asunto.

Cuidad que ninguno de vuestros mensajeros, a quienes enviéis por el Reino, lleven consigo carta alguna encima; pero que sus despachos sean entregados bien delante o detrás de ellos, por cualquier otro. Tomad cuidado de espías y falsos hermanos que hay entre vosotros- especialmente de algunos sacerdotes, ya en manos de nuestros enemigos para descubriros; y seria sabio no conservar papel de ningún tipo acerca de vos que pudiera causar algún daño. Pues de tales errores solo puede salir condenación para todos los implicados, como ya ocurrió antes, contra aquellos de los que nada se podía probar de otra manera. Descubre tan poco como puedas de vuestro nombre e intenciones al embajador francés, ahora legado en Londres; pues aunque él es, como tengo entendido, un hombre muy honesto, de buena conciencia y religión, temo no obstante que su anfitrión, del lado de la Reina, tome un rumbo alejado de nuestros intereses; que le pondría en nuestra contra, si llegara a tener algún conocimiento particular al respecto.

Durante todo este tiempo he rogado ser cambiada y llevada de esta casa; y, por respuesta, solo se ha nombrado el Castillo de Dudley como destino. De modo que, en apariencia, en torno al final del verano seré llevada allí. Para entonces discurriré, tan pronto como llegue allí,  qué planes se podrían hacer para la tarea de mi escapada de allí. Si me quedo aquí, se ha de elegir uno de los tres medios para tal efecto.

El primero que en cierto día acordado, en mi cabalgada por los páramos entre aquí y Stafford (por donde pasa muy poca gente como ya sabéis), una cincuentena o sesenta hombres, bien pertrechados y armados, vengan a llevarme; les seria fácil, dado que mi captor lleva consigo normalmente solo entre 18 y 20 jinetes.

El segundo medio es venir a medianoche (o un poco antes) para prender fuego a los graneros y establos, que ya sabéis cercanos a la casa; y mientras los sirvientes de mis guardianes corran hacia el fuego, vuestra compañía (teniendo todos una marca para poder reconocerse entre ellos en la noche) podrían tomar la casa por sorpresa; donde espero, con los poco sirvientes que tengo conmigo, ser capaz de daros apoyo.

Y el tercero, siendo que algunos carros pasan normalmente por la mañana temprano, algunos carros podrían prepararse y con determinados conductores, que encontrándose cruzando la puerta principal pudieran volcar o derrumbarse, y allí aprovechar la oportunidad para llegar con vuestras fuerzas y haceros amo de la casa, y sacarme de aquí. Lo cual deberéis hacer rápido, antes de que cualquier cantidad de soldados (que acampan en lugares alejados, algunos a media e incluso a una milla completa de aquí) puedan llegar a prestar auxilio.

Cualquier preparativo que el asunto requiera, estoy, y estaré, siempre en deuda con vos, mientras viva, por vuestros sacrificios, y riesgos que corréis, para mi liberación; Y por cualquier medio que tenga, reconoceré, de cualquier modo, vuestros desvelos. He mandado hacer un alfabeto mas amplio para vos, que recibiréis.

Dios Todopoderoso os tenga bajo Su protección.
Vuestra mas segura amiga para siempre,
María R.

No falléis en quemar la presente prontamente.

Estaría encantada de conocer los nombres y posiciones de los seis caballeros que han de llevar a cabo los planes, pues así seria capaz, conociendo las partes, de daros algún otro consejo necesario en adelante, y de vez en cuando particularidades sobre como proceder, y tan pronto como podáis (por el mismo propósito) hasta que punto suscriben este proyecto.
 7 de Julio a 20 de Septiembre de 1586
Los jugadores:
Maria Estuardo, Reina de los Escoceses
Sir Francis Walsingham, Maestro espia de la corte de Isabel I de Inglaterra
Las piezas:
Blancas:
Anthony Babington, paje del Earl de Shrewsbury
John Ballard, sacerdote catolico
Thomas Salisbury
Chidiock Tichborne
Thomas Morgan
Charles Paget
Robert Barnewell
John Savage
Henry Donn
Edward Havington, Primer caballero misterioso
Charles Tilney, Segundo caballero misterioso
Edward Jones, Tercer caballero misterioso
John Charnock, Cuarto caballero misterioso
John Travers, Quinto caballero misterioso
Jerome Bellamy, Sexto caballero misterioso
Robert Gage

Negras:
Gilbert Gifford
Thomas Phelippes

El tablero:
Nacida en 1542, María Estuardo, heredó el trono a los 6 dias de edad, a la muerte de su padre Jacobo V de Escocia. Tras la ruptura del pacto nupcial entre Maria y Eduardo de Inglaterra por parte de la madre y regente de Maria, Maria de Guisa, la Estuardo es enviada a Francia, prometida con el Delfín Francisco (porsteriormente Francisco II de Francia) a la edad de 5 años.Cuando en 1560 Francisco II falleció por una infeccion de oido, la corona francesa paso al hermano de éste, Carlos IX en la figura de su madre, Catalina de Medicis, dada la minoria de edad de Carlos. Asi, Maria volvió a Escocia aún con el titulo de reina, pero solo de nombre. En su ausencia, la causa protestante habia ganado fuerza y el medio hermano de la reina, Jacobo, Conde de Moray, ejercia de monarca como si realmente lo fuera. María, lejos de reprimir a los protestantes y tomar las riendas del reino, mantuvo a Jacobo como uno de sus principales consejeros. En 1565 María se casa con un primo hermano suyo, Enrique Esturado, alias Lord Darnley, con quien tendria a su unico hijo, Jacobo IV de Escocia (y I de Inglaterra), el año siguientes. Lord Darnley es descrito por los cronistas como atolondrado, cobarde y pretencioso. De lo que hay pruebas mas que de sobra, es de que era tremendamente celoso, tanto asi, que asesinó al secretario privado de su esposa David Rizzio delante de ella. En otra ocasion atacó a la propia Maria, haciendola abortar de su primer embarazo. Pero esos pesares durarian poco, ya que en 1567 la casa de Lord Darnley explota y es encontrado estrangulado en el jardin (como solo puede pasar en las famosas explosiones estranguladoras escocesas). El principal sospechoso del asesinato fue otro Jacobo, en esta ocason Hepburn, conde de Bothwell, un aventurero y vividor. De cualquier forma, Bothwell y 800 de sus hombres raptaron a Maria en su viaje de vuelta desde Stirling, a donde habia ido a visitar a su hijo. Sea voluntariamente o no, Maria fue llevada al castillo de Dunbar y el 15 de Mayo se casaron. Esto enfureció a la nobleza, que se levanto en armas contra el matrimonio.
Tras una serie de escaramuzas capturaron a Maria y la forzaron a abdicar en la figura de su hijo.
Despues de un año de cautiverio, Maria consiguió escapar, levantar un ejercito y oponerse a los llamados nobles confederados. Derrotada, cruzó la frontera a inglaterra con la esperanza de que su prima Isable I le concediera asilo.
Isabel estaba al tanto de la ascendencia de María y de que, al ser descendiente de Enrique VII (Tudor) como ella, tendria solidos derechos de sucesion si a ella le pasara algo. Por tanto le ofrecio "asilo" en forma de mantenerla custodiada en diversos castillos a lo largo de los 18 años siguientes.


Poco o nada se sabe de los años mozos de Walsingham, Se sabe que surgio de una familia de abogados con algo de fortuna y conexiones, y se sabe que anduvo por Europa estudiando leyes. Pero el cómo y el por qué acabo de secretario privado de la reina despierta muchas incognitas. Lo que si se sabe es que posiblemente fuera el mejor en su trabajo. Un trabajo complicado desde que en 1570 el Papa Pio V promulgara la bula Regnans in Excelsis dando luz verde a los catolicos de todo el mundo para levantarse contra Isabel (y cualquier monarca protestante) y asesinarla. La propia Reina escribió una vez a un embajador Frances:
Hay ahora mismo mas de 200 hombres de todas las edades que, instigados por los Jesuitas, conspiran para matarme
Pero Walsingham siempre estaba al quite. Ya en 1571 habia desbaratado el llamado Complot Ridolfi, en el que Roberto Ridolfi, un importante banquero que utilizaba sus viajes a Bruselas, Roma y Madrid, para coordinar un golpe que implicaria a las naciones católicas para el derrocamiento de la Reina. Ridolfi ya habia sido una figura de importancia en un alzamiento anterior (la Rebelion del Norte en 1569), asi que Walsingham le apretó (lkiteralmente, fue torturado) y confesó el complot. Tras éste, en 1583, un nuevo complot, esta vez urdido por Francis Throckmorton, sobrino de la dama principal de la corte de Isabel. Se pretendia asesinar a la Reina mientras fuerzas militares, financiadas por España y el Papado, al mando de Enrique de Guisa, tomaban inglaterra. Throckmorton habia servido de correo entre Maria Estuardo y Bernardino de Mendoza, con lo que, tras la cantidad necesaria de tortura, confesó y fue condenado por traición. Walsingham siempre habia sospechado que Maria estaba involucrada en los complots, pero no tenia pruebas. Se asume que Walsingham habria avisado en varias ocasiones a la Reina de lo arriesgado de mantener con vida a Maria, pero Isabel no queria mandar a su prima a la muerte sin una razon de peso.

La partida:
En 1586, con Maria recien trasladada a Chartley Hall y prohibida toda correspondencia, el sacerdote John Ballard comenzo a urdir una conspiracion para, de nuevo, invadir Inglaterra con tropas catolicas y derrocar a Isabel poniendo a María en su lugar. Para hacerle llegar las cartas a Maria, empleó a Anthony Babington, que conocia a Maria de su anterior cautiverio en el castillo de Shrewsbury. Las cartas iban cifradas, y ese cifrado es lo que habia impedido a Walsingham relacionar a Maria con los complots previos. Walsingham habia ubicado a Gilber Gifford en el entorno de la Estuardo, haciendole trabajar como agente doble. Gifford se ganó rapidamente la confianza de Maria y la convenció de usar unos barriles vacios de cerveza para transportar las cartas que él mismo llevaria. Pero antes de entregarlas en su destino, Gifford las pasaba a Walsingham. Y es aqui donde la providencia hizo que Sir Francis conociera a Phelippes, un excepcional falsificador con una mente prodigiosa para la criptografia. Wlasingham tuvo que esperar 7 largos meses antes de que Phelippes desentrañara el cifrado de Maria (que cambiaba cada poco y es el "alfabeto" al que se refiere la carta). Pero una vez descifrado, en lugar de cortar las comunicaciones, siguió esperando el momento propicio. Esta es la carta con la que Walsingham tuvo la mejor oportunidad. Ordenó a Phelippes que creara la postdata marcada en negrita y, una vez que tuvo pruebas de la implicacion de la Estuardo en el complot, a la respuesta de Babington, solo tuvo que ir cosechando a los conspiradores (pues cómo iba Babington a oponerse a revelar su identidad a la mecenas del golpe).
Con las pruebas por escrito, Maria fue juzgada y condenada a muerte por decapitacion el 8 de Febrero de 1587. Se le concedio llevar un vestido rojo el dia de la sentencia, pues se consideraba martir católica.
 
Con todo y con eso, el de Babington no fue el ultimo de los complots contra la vida de la Reina (ni despues contra su sucesor Jacobo I, protagonista del conocido Complot de la Polvora de 1604), el buen hacer de Walsingham y su extensa red de espias, que cubria lugares tan apartados como Constantinoplas o Argelia y que contaba con gente tan prominente como Christopher Marlowe, propiciaron que el reinado de Isabel I durara mas de 40 años, todo un record para alguien que sufrió 12 grandes conspiraciones e incontables intentos de asesinato. El propio Walsingham, sin embargo, no llegó a ver el fin del reinado de Isabel, pues murio en 1590.

  • La Frase de Hoy: Hay menos peligro en temer demasiado, que en temer demasiado poco. Sir Francis Walsingham.
  • Para el que no lo Sepa: A pesar de que Maria fue ajusticiada llevando un vestido rojo, durante la mayor parte de su vida vistio el velo blanco de viuda de su primer marido, Francisco. Por ello, y a pesar tambien de que la leyenda se origino mucho antes del nacimiento de la Estuardo, aun hoy se tienen reportes de apariciones de la Dama de Blanco en el castillo de Tutbury, donde Maria paso dos años hasta que fue trasladada al Castillo de Bolton, donde algunos quieren ver la figura de la monarca.
Postdata creada por Philippes usando el cifrado de Maria (mas arriba).

27 junio 2014

Mi nombre es Legión, pues somos un patacón

Viendo Roma, la serie de la HBO, me he dado cuenta de que lleva el adagio "no expliques, muestra" a su maxima expresion. El problema con eso es que muestra tanto y explica tan poco, que nos habla de personajes que no se sabe a ciencia cierta quienes son. Si, todos hemos oido hablar de Cesar, Marco Antonio y Cicerón, pero la cosa se lia cuando un consul hace tribuno a un legado de la Legion XIII que a su vez nombra evocati a un centurion.
Originalmente, se deniminaba Legión (del latin legere, elegir) al conjunto de todo el ejercito romano, ya que se realizaba mediante levas o reclutamiento forzoso. En aquellos tiempos la estructura de la legión consistia en separar a los soldados por edad y tipo de armamento (siendo que cada cual habia de pagar su propio equipo, esto resultaba en una division por poder adquisitivo). Asi, el ejercito romano se desplegaba en tres filas colocando a los jovenes de armamento mas ligero (denominados hastati=lanceros) en el frente, a los mas adultos (cerca de 30 años) con lanzas pesadas y cota de anillos detras de estos (denominados principes) y una fila de rudos veteranos, los mas cabrones de la legión, que formaban al estilo falange para recibir con un muro de lanzas a los enemigos que superaran las dos primeras filas.
 Podian permitirse grebas y avambrazos ademas de armamento de mayor calidad. Esta ultima linea de defensa, formada por los llamados triarios, entraba tan rara vez en combate, que se acuño un dicho "llegar a los triarios" cuando se tenia que emplear el ultimo recurso disponible en una situacion de vida o muerte.
Para evitar que las lanzas de unos pincharan a los otros, cada fila se organizaba en 10 manipulos (de manipulus= puñado) de entre 60 y 120 hombres, con una distancia de separacion entre ellos suficiente para no estorbar a los de atras. Logicamente dicha distribucion recibe el nombre de formacion en damero.
A la formacion de batalla se le unian despues diversas unidades de hostigadores, conocidos como velites (de hastae velitares= javalina o lanza ligera) y los jinetes o equites, formada normalmente por nobles ya que eran los unicos que podian permitirse un caballo (y para llevarlo a la guerra, nada menos).
Esto funcionaba bien cuando era Roma quien llevaba su ejercito a otras regiones para conquistarlas. El consul de turno reclutaba a todo el que pillara por alli con promesas de pillaje y gloria y se los llevaba a invadir. Pero cuando haces un ejercito exclusivamente de ciudadanos y te vas a combatir a, pongamos, Numidia (actual Argelia), te encuentras con pocos o ningun ciudadano que pase el corte.
Esto es lo que le pasó a Cayo Mario cuando le encomendaron en su primer consulado (de siete veces que fue reelegido, en una carrera politica sin precedentes) terminar lo que su predecesor, Quinto Cecilio Metelo, no pudo.
 Así, en 107 a.C, Mario se encontró que las campañas previas de Metelo contra el general númida Jugurta, habian desgastado tanto la poblacion, que no tenia de donde reclutar gente. Ni corto ni perezoso, Mario planteo una serie de reformas en la estructura de la legion, que no solo permitieron la expansion romana hasta su maxima extension, sino que tambien fueron determinantes para el fin de la República.

Para empezar, Mario estableció que cualquier ciudadano podria alistarse por un periodo de 16 añosprorrogables hasta 20 o, en algunos casos, 25 en la forma de evocatus por petición expresa de un general (cónsul o legado). Ademas eliminó las restricciones de clase y riqueza, proveyendo un equipamiento unico para todos los legionarios. Asi, en lugar de traer cada cual las armas que podia permitirse, todos los miembros de la legion dispondrian del mismo equipo, pagado por el estado, consistente en: el tradicional scutum o escudo de torre, loriga (armadura corporal de cota de anillos, escamas o bandas), casco, dos lanzas (pesada y ligera), espada corta, daga, un par de sandalias, una mochila, comida para 14 dias, una cantimplora, útiles de cocina, dos sudes (estacas de entre 1,5 y 1,8m para formar empalizadas) una pala y un cesto de mimbre.

La idea de Mario es que si cada legionario llevaba encima lo necesario para la marcha, no dependería tanto del tren de suministros y, por tanto, se aumentaria la mobilidad. Esta reforma le valio a los legionarios el sobrenombre de "Mulas de Mario".
El siguiente cambio fue a nivel organizativo. Eliminó el manípulo como unidad  tactica y lo sustituyó por la cohorte. Una legión pasó a estar formada por 10 cohortes (de la I a la X) que a su vez estaba compuesta por 10 centurias (de nuevo de I a X) de 80 hombres (excepto la primera, que tenia el doble) y éstas por contubernios de 8 soldados que compartian una tienda de 4 plazas.
Al mando de cada centuria habia un Centurion, derivado del Hekatonarca griego que sí mandaba 100 hombres.

Mario mantuvo a los equites como fuerza de caballeria, pero los dividió en 10 turmas de 30 jinetes, con un Decurión al mando de cada una. Además, imbuidos en cada centuria, entre los milites o tropas regulares, se encontraban los inmunes, soldados con habilidades especiales como artilleros, carpinteros, medicos o ingenieros que, sin dejar de ser legionarios entrenados, realizaban tareas respectivas y cobraban el doble. De esta manera, aunque aislaras a una cohorte, seguiria contando con su capacidad logistica completa.

Esta reestructuracion de la legion y la promesa de recompensar con tierras en los territorios ocupados para los veteranos, y posteriormente la ciudadania para los alistados extranjeros, contribuyo al auge de la conquista romana. En pocos años, un ejercito profesional, movil, disciplinado y eficiente permitio la anexion de la Galia y Asia Menor a la República.

¡Y a pie, nada menos! Los legionarios romanos marchaban a todos sitios, llegando a recorrer 30km en 5 horas, lo suficiente como para sorprender a los enemigos. Tambien tenian la molesta mania de construirte una ciudad a la que te descuidabas, como se ve en Caerleon, Gales; Carlisle, Escocia; o incluso León que empezaron siendo campamentos romanos.
Como parte mala de las reformas marianas, la lealtad de las legiones no siempre estaba con el Senado y el Pueblo de Roma, sino que mas de las veces, se iba con su general que era quien les pagaba, les repartia el botin y se aseguraba de que ciudadanos pobres acabaran teniendo tierras al finalizar su servicio.

Asi que cuando Cayo Julio Cesar cruzó el Rubicón con la Legio XIII Gemina (Gemela, porque era un refundido de supervivientes de otras legiones), fue culpa de Mario.

  • La Frase de Hoy: Con el ruido de la guerra no oigo el de las leyes. Cayo Mario en respuesta al senado cuando le recriminaron dar la ciudadania a barbaros que sirvieron en sus legiones, en contra del derecho romano.
  • Para el que no lo Sepa: Un patacón era originalmente una moneda arabe del medievo. Entre los años 1881 y 1883, argentina uso el nombre de patacón para acuñar una serie de monedas de 10, 20 y 50 centavos; y 1 peso. Con tan solo 600.000 unidades emitidas se ha convertido en una moneda muy buscada entre los numismatico, cuyo valor puede alcanzar los 400 dolares. Tambien en Argentina se bautizó como bono patacón a los bonos que se emitieron en 2001 para tratar de paliar la crisis economica.

19 mayo 2014

Das Mädchen unter der Laterne


La chica bajo la farola.  Ese era el titulo original de la cancion compuesta en 1938 por Norbert Schultze, basada en un poema que el soldado aleman Hans Leip escribió durante la primera guerra mundial.
Desde su grabacion en 1939 por parte de Lela Andersen la cancion, conocida popularmente como Lili Marleen, comenzó a ganar notoriedad. Fue un suboficial anonimo, destacado en la division acorazada del norte de africa, quien tenia uno de los apenas 700 discos que se vendieron con la cancion del '38 y casulamente la puso en una reunion informal de oficiales. El exito fue tan rotundo que decidieron hacerla cancion de la compañia. Alli fue donde el mariscal Erwin Rommel, el Zorro del Desierto, escuchó la melodia y cuando el teniente Karl Heinz Reintgen fue destinado a Belgrado, llevo una copia del disco para emitirlo como parte de la programacion. Enseguida se popularizo, de manera que se empezó a emeitir al cierre de emision y dada la potencia de la emisora de Radio Belgrado, las tropas aliadas tambien recibian la cancion. En poco tiempo, los alemanes descubrieron sorprendidos que cuando capturaban prisioneros, estos conocian la cancion.
Sin embargo Josef Goebbels, ministro de propaganda nazi, consideraba que una musica que instaba a los soldados a pensar en sus hogares no era buena para la moral, e intentó prohibirla sin exito alguno.
Por ¿qué soldado no se siente identificado con una despedida a la luz de una farola?

Ya incluso antes del final de la guerra se empezo a traducir la cancion a diversos idiomas, se dice que en torno a unos 48, convirtiendola en la cancion de guerra mas conocida de la historia. De lo que si estamos seguros es de que la productora Bear Family comercializo una caja de 7 CDs con 195 versiones de la cancion. La version mas reciente es del 2011, por parte de la banda danesa Omnia.
  • La Frase de Hoy: Servid de ejemplo a vuestros hombres, tanto en el terreno militar como en la vida privada. No ahorréis sacrificios y haced comprender a las tropas que sois infatigables y no os amilanáis ante las privaciones. Mostrad siempre un tacto y una educación extraordinarios, y enseñad lo mismo a vuestros hombres. Evitad la excesiva dureza o una voz demasiado imperiosa, signos ambos de que se tiene alguna cosa que ocultar. Mariscal Erwin Rommel.
  • Para el que no lo Sepa: En la pelicula de 1961 Vencedores o Vencidos, hay una escena en la que Spencer Tracy y Marlene Dietrich pasan junto a una taberna donde suena Lili Marleen, interpretada por la propia Dietrich. Sin embargo , a pesar de que la Dietrich interpretó una version en ingles para el bando aliado, jamas la interpretó en pantalla, ni interpretó a la cantante Lale Andersen en la pelicula autobiográfica Lili Marleen de 1981, cuya actriz principal fue Hanna Schygulla.

11 abril 2014

Quinta columna

Viendo V, descubrí que el grupo de invasores que forman la resistencia se llaman a si mismos "La Quinta Columna". Ya habia oido el termino antes, pero debido a su origen siempre creí que era una expresión eminentemente española.
En 1936 Emilio Mora concedio una entrevista radiofónica donde indicó que mientras cuatro columnas se aproximaban a la capital, una quinta columna trabajaba desde dentro para facilitar la invasion. La expresion se popularizó rápidamente e incluso Ernerst Hemingway la uso como titulo de una de sus obras (aunque ciertamente fueron mas populares algunas historias cortas publicadas en el mismo volumen, como "Las nieves del Kilimanjaro")
Generalmente la expresion se ha usado para referirse a acciones de sabotaje realizadas para facilitar una invasion, "vendiendose" al invasor, pero encuadrado en un ámbito organizado y nunca espontáneo. De esta forma, se ha hablado de quintacolumnismo en referencia a la rapida caida de Francia a manos de los alemanes durante la segunda guerra mundial, obviando la superioridad bélica nazi.
Cuenta la leyenda, que el dia que el General De Gaulle bajaba desfilando triunfalmente por los Campos Elisios en loor de multitudes, desde algún punto uno o varios francotiradores comenzaron a disparar contra la multitud. Presas del pánico los asistentes comenzaron a gritar que se trataba de la “quinta columna” concepto que, por un motivo u otro, fue malinterpretado por un tanquista que asistía al desfile y que ordenó abrir fuego contra la quinta columna de un cercano hotel de la Rue Royale. Se dice que aún a día de hoy se puede distinguir esa columna por su color diferenciado.
De todas formas, la quinta columna se ha estado usando desde siempre, ya sea cuando Benedict Arnold vendio a los ingleses el fuerte de West Point durante la guerra de independencia americana (1780) o cuando Atrópates entregó Bessos a Alejandro Magno tras ver cómo su señor Artajerjes V asesinaba al anterior rey Dario III para usurpar el trono persa en 330 a.C.

Curiosamente. Robert A. Heinlein tiene un relato llamado "La Sexta Columna" donde un grupo de resistentes tratan de reconquistar los USA de los temibles Panasiáticos (una coalicion de todas las razas asiaticas que ya habian destruido a los sovieticos) mediante la creación de armas capaces de diferenciar las caracteristicas raciales del blanco. Ovbiamente la gente se echo encima de Heinlein debido al contenido racista del relato, pero ignoran que su intento no era mas que hacer mas potable una impublicable novela de John W. Campbell llamada "All".
  • La Frase de Hoy: No hay que depender de las mayorías silenciosas, Evey, el silencio es frágil, un grito puede romperlo. V de Vendetta.
  • Para el que no lo Sepa: En la serie original de 1984, la V comenzó siendo un simbolo para identificar a los "visitantes", de los que el publico general desconfiaba antes de saber ALERTA SPOILER que se trataba de lagartos alienígenas disfrazados. En la serie moderna de 2009, la V es el signo de la resistencia dentro de los visitantes, la V columna.

06 abril 2014

Que te como el mongongo


Como en todo, en la gastronomía, para gustos los colores. De hecho en la gastronomía mas que en cualquier otro sitio. Como decía Larry Niven por boca de su personaje Louis Wu: "el queso apreciado por un hombre es leche podrida para otro".
Así hay muchos platos de muchas culturas conocidos como "de gusto adquirido".
Entre insectos y larvas, como el Suri o gusano del palmito, plato suculento (dicen) de la cocina peruana y el caviar y otras huevas de pescado, en la gastronomía patria destaca el mondongo. Un plato basado en tripas de diversos animales y que según la zona y la forma de preparación adopta el nombre de guatita, tripa, mishque, pancita, menudillos o callos. Se cree que la palabra mondongo (con la que también se puede hacer referencia al órgano reproductor masculino, como con tantas otras) es una derivación de mondejo, un tipo de chorizo, que a su vez viene de bandullo, que es como se conoce a la tripa.
Por su parte callo es la palabra gallega para referirse al cuajo, sustancia usada para cuajar la leche y convertirla en queso que se obtiene del estomago de los rumiantes.
  • La Frase de Hoy: El postre tiene que ser espectacular, porque llega cuando el gourmet ya no tiene hambre. Alexandre Grimod de la Reyniere, víctima de un foie-gras.
  • Para el que no lo Sepa: No, no es una errata. El mongongo es un árbol africano que da un tipo de nuez que supone básicamente el pilar de la dieta bosquimana en el norte de Botswana y Namibia, al sur de África. Su popularidad estriba, aparte de su sabor, en su capacidad de almacenaje y su durabilidad en el tiempo. La forma tradicional de preparación del Mongongo comienza cociendo las frutas al vapor para ablandar su cascara. Una vez peladas, se hierven en agua hasta que la carne se separa de las semillas, del tamaño e una nuez. La carne se come y las semillas se reservan para asarlas, evitando el contacto directo con el fuego enterrándolas en arena. Las nueces asadas se pueden consumir directamente o molerlas para sazonar otros platos. Alternativamente, los mongongos se pueden recuperar de los excrementos de los elefantes ya que la piel protege a la fruta durante el proceso digestivo y el elefante hace el trabajo de recolectarlos.

14 marzo 2014

Lo que la ciencia da, la ciencia lo quita


Desde que en mi infancia supe de la existencia de los dinosaurios, uno de mis mayores favoritos fue el triceratops. De hecho si pides a alguien aleatorio que dibuje (o describa) un dinosaurio practicamente un tercio dibujara un terópodo (vulgo Tiranosaurio), un tercio un saurópodo (i.e Diplodocus) y un tercio un Triceratops (técnicamente ceratópsido, pero es el ceratopsido que todo el mundo conoce).
Con la llegada de Parque Jurasico (aunque la mayoria de los dinosaurios mostrados son del Cretácico) todo el mundo se convirtió en experto en dinosaurios, y a los que nos gustaron los dinos de toda la vida, seguiamos siendo nerds.
De esta forma, los Velociraptors del tamaño de una gallina se convirtieron en feroces Deinonychus de un metro y medio de alto para el común de los mortales.
Un día la ciencia descubrió que los raptors muy probablemente tenian plumas. La gente montó en colera por el aspecto "ridiculo" que esto provocaría. Poco sabe la gente lo mucho que se la suda a la naturaleza que algo sea guay o no.

A esta gente les digo: Ojito que hay teorias de que la mayoria de los carnivoros tuvieran plumas.
Pero estoy divagando. El motivo de esta entrada es el reciente estudio publicado por John Scannella, estudiante del afamado paleantologo Jack Horner (conocido principalmente por descubrir el Maiasaura, el Orodromeus y el esqueleto de T.Rex mas grande de los 5 conocidos y por ser base del Dr. Allan Grant de Parque Jurasico), que dice que los Triceratops no existieron como especie, siendo éstos únicamente crias de Torosaurio. Ciertamente tiene sentido, los Torosaurios eran mas grandes que los Triceratops, con cuernos mas largos. Y jamas se han encontrado crias de Torosaurio.
Afortunadamente, si por fin dse decide que Triceratops y Torosaurio son la misma especie, las probabilidades de que se elimine el nombre de Triceratops de los libros son pocas, ya que la practica dicta que el nombre mas antiguo y mas extendido permanezca. El Triceratops fue descubierto dos años antes que el Torosaurio y ¿quién habia oido hablar del Torosaurio antes de esta entrada?
  • La Frase de Hoy: Comparar ciencia y religion no es comparar manzanas con naranjas; Es mas como manzanas con maquinas de coser. John R. "Jack" Horner.
  • Para el que no lo Sepa: Por obvio que parezca, el nombre de Torosaurio no significa Reptil Toro, sino Reptil con Agujero ya que el craneo presenta dos grandes perforaciones en la gola o escudo dorsal que lo hacen totalmente diferente al Triceratops. Esto permitía que el tamaño del craneo fuera mayor sin incrementar el peso.

Eh! Toro! Toro!

05 marzo 2014

Persecucion

 Gerardo Vega bajó el pasaporte para comparar la foto con el rostro que tenía delante. En sus 20 años de guarda fronterizo, pocas veces había tenido frente a él una mujer de su belleza.
- Morla Testudo.- constató leyendo el documento- ¿Qué le trae a Santa Clara? ¿negocios o placer?
- Puede que ambos.- respondió con una dulce sonrisa- nunca hay que descartar la posibilidad de divertirse trabajando.
Gerardo seguía estudiando la documentación, estirando el tiempo disponible para disfrutar de la vista.
La mujer esperaba frente a él, relajada. Los brazos cruzados bajo el busto no daban la sensación de ser una pose defensiva, sino más bien una muestra de paciencia genuina, esperando que el trámite durara lo menos posible. Pero no rehuía los ojos del agente. Durante todo el tiempo, Morla sostuvo la mirada color café del hombre, con sus ojos azul hielo tras las gafas sin montura. Sin hostilidad, se diría que con interés. Los ojos de él bajaron para evaluar su cuerpo, esbelto y apetecible bajo el uniforme corporativo de blusa, chaqueta y falda de tubo. Los de ella se movieron fugazmente sobre su interlocutor. Había un extraño paralelismo entre ambos. Ella era alta, más incluso contando los tacones de stiletto que la dotaban de 15cm adicionales; él apenas llegaría al metro sesenta. Así como él era moreno, gracias a años en aquel cálido lugar, ella mostraba una palidez casi cristalina. Donde ella era delicada y frágil, el era musculoso y rudo, mas en porte, que no en modos.
- ¿Y cuánto tiempo piensa permanecer entre nosotros, señorita Testudo?- preguntó Vega volviendo la mirada a aquellos ojos brillantes.
- Aún no lo he decidido.- contesto ella llevando una mano al pequeño colgante de carey con forma de tortuga que colgaba de una cadenita en su cuello.- Santa Clara es conocida por muchas cosas. Quiero que me dé tiempo a todo.

Añadió las últimas palabras mientras jugueteaba con el colgante, lo que atrajo la atención del guarda a su blusa, abierta hasta el tercer botón, que invitaba a un fugaz vistazo del sostén, también blanco.

Ahí cayo Gerardo en el marcado contraste que ella misma albergaba. Blusa blanca, chaqueta negra. Medias blancas, falda negra. Pamela blanca, pelo negro. Piel blanca… labios rojos. Rojos como brasas. Como tierra ardiente del desierto que clama por agua.

- ¿Tiene algo que declarar?- masculló finalmente el hombre consiguiendo apartar los ojos de sus labios ardientes y centrándolos en aquellos ojos refrescantes.

- Nada en absoluto.- repuso ella mientras él revisaba la pequeña bolsa de viaje que portaba. Discreta, profesionalmente, Gerardo inspeccionaba el contenido del bolso, atento a posibles bolsillos interiores o dobles fondos. Una media sonrisa salto fugazmente a sus labios cuando, entre papeles, artículos de higiene y algo de dinero, reconoció el objeto con forma de pepino que había surgido en su mano desde dentro del bolso. Sutilmente lo oculto de la vista y se permitió una mirada de connivencia a la mujer. Una vez terminado el registro, devolvió el contenido a la bolsa en el orden en que lo había sacado, no sin antes abrir el aparato para revisar el compartimiento de las pilas. Por un momento hubiera deseado tener algún motivo para llevársela y cachearla a conciencia, pero era un profesional y jamás se había aprovechado de su cargo.
- ¿Todo en orden, pues?- inquirió la mujer con tono de complicidad, devolviendo la sonrisa al guardia. Asintió, sello el pasaporte y el eco de sus pasos, alejándose en dirección a la cinta de equipajes, destaco sobre el bullicio de la terminal. Se permitió un minuto de ensoñación admirando las caderas de ella al agacharse a por una pequeña maleta con ruedas. Luego negó con la cabeza ante la ocasión perdida.
- ¡Siguiente!- gruño con su voz reglamentaria.
No había llegado al mostrador la siguiente persona de la fila cuando el alboroto hizo a todos volver la cabeza.
- ¡Alto!¡Deténgase!- llegaba desde el fondo de la terminal.
Varias personas salieron despedidas cuando un tipo desharrapado y descalzo, con un zapato en la mano, embistió contra los viajeros para cruzar el control. Gerardo calculó el momento y saltó por encima del mostrador para placar a individuo, haciéndole rodar por el suelo.
Le esposaron y le condujeron a la sala aislada donde realizaban los interrogatorios al encontrar contrabando en el equipaje de algún viajero. La sala estaba prácticamente vacía. Tan solo una mesa sencilla y un taburete atornillado al suelo. Pasado un rato apareció Gerardo, a quien había tocado en suertes averiguar las intenciones del hombre, portando una billetera y un paquete envuelto en papel marrón.
- Bueno, ya estamos todos más tranquilos.- dijo secamente.
- La mujer. ¿Dónde está?- le interrumpió el extraño, a quien habían quitado las esposas, ya que no suponía una amenaza.- Es peligrosa.
- ¿Qué mujer?- interrogo Vega, suspicaz- Explíquese señor...
- Yolcos, me llamo Jason Yolcos,- Gerardo abrió la cartera y verifico los datos en el carnet y el pasaporte.- y vengo desde Paris siguiendo a una mujer muy peligrosa.
- ¿Quien es ella?¿Como se llama?
- No lo sé.- gruño Jason impaciente.- Pero si no la detenemos morirá mucha gente.
- Señor Yolcos, no sé cómo de peligrosa es esa mujer, pero haría mejor explicándome porque trato de atravesar la frontera con esto.- Mientras hablaba abrió el paquete cuidadosamente mostrando un reluciente revolver de pequeño calibre.
- Eso no es mío, es de ella. Es la única pista que tengo.- cada vez hablaba en un tono más alto mezclando suplica y amenaza.
- Y ella se lo dio para que pudiera seguirla hasta aquí.- Gerardo hablaba pausadamente, como dándole la razón, para que viera el absurdo de sus palabras.
- No.- se explico Jason.- No me la dio, yo se la quite.
- De modo que admite haber tratado de entrar al país con un arma robada.- Vega alzo una ceja.- Empiece por el principio, hágame el favor. Esa mujer, descríbala.
- A ver... Morena, ojos claros, azules, verdes, no lo sé. Alta, diría metro ochenta con una antigua cicatriz en la clavícula izquierda. Como un corte o algo.- El guarda tomaba notas, pues aunque no estaba para nada convencido de lo que el hombre contaba, no iba ser por su culpa si una terrorista actuaba impune en el país.
- Bien, señor Yolcos, luego llamaremos al dibujante para hacer un retrato robot. Continúe.- ordeno con amabilidad.
- Vera, soy periodista, en mi cartera esta mi acreditación. Anteayer estaba en mi casa cuando una de mis fuentes me alerto sobre un cargamento de droga que llegaba esa noche. Avise al periódico y me prepare para acudir.
- ¿Por qué no llamo a la policía?- le interrumpió Vega, interesado.
- No creo que hubiera servido de nada.- replico el detenido, con aire de derrota.- Cuando llegue vi como ella los mataba a todos y huía.
- ¿A todos?¿Cuántos eran "todos"?- interrumpió nuevamente.
- No lo sé. Diez, tal vez doce. Estoy seguro de que vi al menos seis cuerpos. Mas los choferes, andaría por ahí la cifra.
- Y fue entonces cuando llamo a la policía, ¿no?
- ¿Bromea? ¿Cómo iba a explicárselo a esas alturas? No me habrían creído.
- Bueno, me lo está explicando a mí, y ciertamente tampoco le creo. Entonces la siguió a ella. ¿No es así?.
Yolcos dudo un momento, diciéndose mentalmente lo que iba a decir para ver si sonaba a locura. Definitivamente, se parecía bastante.
- Sí, la seguí hasta un hotel.- Jason trago saliva.- la vi entrar y, cuando iba a entrar por la puerta, me sorprendió por detrás. Me encañono, con ese mismo revólver y me dirigió a un callejón.
- ¿Usted se resistió?
- Claro que lo hice.- protesto- Aproveche un descuido y le quite el arma. Aunque escapo.
Gerardo casi no podía disimular su incredulidad. Enarco otra vez la ceja. Se rasco el carrillo con la tapa del bolígrafo y empezó a examinar lo que acababa de escribir, como quien acostumbrado a Goyas y Botticellis, se enfrenta a un Tapies.
- ¿Me está diciendo que usted- señalo al detenido, recordando lo fácil que fue tirarle al suelo y arrastrarlo al cuarto de interrogatorios, como si fuera un saco de patatas.- le arrebato el arma a una mujer que, según usted mismo ha dicho, mató sola a diez o doce presuntos narcotraficantes? Por favor, señor Yolcos, hay un límite de cosas increíbles que quiero escuchar en mi trabajo. Su relato ya ha superado la ración de hoy.- Vega se levanto, envolvió el revólver y se dirigió a la puerta.- Piense bien su historia, piénsela muy bien y búsquese un abogado. Porque lo tiene crudo. Buenos días.-
Salió de la sala y llevo a procesar el arma. Cumpliendo su palabra, mando al dibujante para el retrato robot y llamo a París. Por grotesca que fuera, la historia de Jason parecía tener posos de realidad. Efectivamente <> tenía a un periodista llamado Jason Yolcos en plantilla y le confirmaron, a través de la descripción que dio por teléfono, que la acreditación de la cartera era autentica. Al menos era quien dijo ser. También la gendarmería dio fé del fallido encuentro entre narcos y de su funesto resultado. Dictaminaron juego sucio y, ya que encontraron en la escena tanto el dinero como la mercancía, dieron gustosamente el caso por cerrado. No era la primera vez que un intercambio salía mal.
Las pesquisas convencieron al viejo sabueso de darle otra oportunidad al detenido. Sonó el teléfono.
- Gerardo, soy Marcos.- sonó lánguidamente al otro lado del auricular.
- Hola Marcos. ¿Qué tienes?- saludo Vega, extrañado de que el laboratorio hubiera tardado tan poco en analizar el arma. Miro el reloj. Dos horas, todo un record.
- Si te digo la verdad, nada en absoluto.
- ¿Y eso?- inquirió con su característico alzamiento de ceja.
- El arma está limpia. ¿Qué digo limpia? Esta impoluta, sin usar. Completamente nueva.
- ¿Quieres decir que no se ha disparado?
- Nunca, de hecho esta descargada. Tiene el número de serie entero y las huellas de tu hombre, pero nada más. El ánima está intacta. Nueva, ya te digo.
- ¿Solo las huellas del detenido?- se aseguro el guarda.
- Dactilares, si. También tiene una pequeña marca en la culata, pero no es del fabricante. Parece hecha de encargo.
- ¿Cómo es?
- Es como un sol con cinco rayos y un hexágono en el centro. Te lo mando por fax. Es lo único que he podido sacar, espero que te sirva.
- Gracias, marcos. Te debo una. ¿Sigue en pie lo del jueves?
- Claro.
- Nos vemos allí entonces. Ciao.
Colgó el auricular y espero a que llegara el fax. Con esta nueva información y un café de máquina, el implacable sabueso se dispuso para el segundo round. Independientemente de que pudieran presentar cargos o no, el misterio era tan profundo que quería solucionarlo de una vez para librarse de aquel molesto picor en el cerebro, como cuando dejas una canción a medias.
El dibujante había terminado cinco minutos antes de que llegara y le esperaba junto a la puerta del calabozo. Le entrego el retrato y Vega tuvo que admitir que se trataba de ella. No recordaba haber visto ninguna cicatriz cuando la conoció, pero el colgante con forma de tortuga era revelador. ¿Qué probabilidades hay de que dos mujeres tan parecidas llevaran el mismo colgante? Hasta el peinado era idéntico. Sin lugar a dudas Jason había visto a la señorita Testudo, pero cuándo y cómo aun estaba por determinar. Con todo y con eso, no tenían ninguna otra prueba, por lo que, quisiera o no, tendría que encontrarla.
Llamo a la central.
- Hola, soy Gerardo Vega, del aeropuerto. Necesito que me localicéis a una persona.- aguardó- No, no está acusada de nada, es solo un testigo.- voces al otro lado del hilo.- De acuerdo, os lo mando por fax. Responde al nombre de Morla Testudo, empezad por el hotel. Muchas gracias.
Corto la comunicación y mando el dibujo.
Seguidamente entro en la habitación. Jason parecía haber perdido la prisa por salir de allí, pero cuando vio al guarda se levanto y fue hacia él.
- ¡Eh, eh!- clamo Gerardo extendiendo una mano hacia él y llevando la otra a su reglamentaria.- Quieto ahí. Te recuerdo que aun estas detenido. Si intentas algo te dejo seco.- Jason retrocedió lentamente, alzando las manos para tranquilizar a su carcelero.
- Vale, tranquilo. Lo siento.- se disculpo Yolcos, reculando mansamente y sentándose.- no tenía intención de escapar.
- Sí, sí, pies ligeros ¿Por qué querrías estar en otro sitio?- respondió Vega enojado.- ¿Quieres que te las vuelva a poner?- agitó las esposas frente a él.- porque lo hare si no dejas de hacer tonterías.
Tras el estallido de ira, el periodista parecía cohibido. Ya no miraba desafiante como alguien a quien importunan por una nimiedad. De golpe fue consciente de toda la gravedad de su situación. Arrestado por tráfico de armas en un país sin acuerdo de extradición con Francia. Si le declaraban culpable no tendría otra opción más que cumplir condena allí. Y a saber cuál era la pena por esas cosas.
- ¿Por qué has seguido a esa mujer aquí?- rompió finalmente el silencio Vega al tiempo que encendía un cigarrillo, antes de ofrecer uno al detenido, que negó con la cabeza.
- Me robó.- dijo Jason con un hilo de voz.- Se llevo mi agenda.
- ¿Tan valiosa es que arriesgas la vida por ella?
- Mucho. Contiene datos de todos mis contactos, todas mis fuentes. Un periodista es tan bueno como lo sean sus fuentes. Y las mías son de lo mejor.-
Se detuvo. En ese instante se percato de que reconocer trato con ladrones y contrabandistas no ayudaría a su imagen allí dentro. Pero Vega era perro viejo y comprendió sin explicaciones.
- Así que a lo mejor todo fue un montaje para hacerse con esos datos. ¿Por qué no lo dijo antes, hombre? ¿Por qué ese afán de no recurrir a las autoridades? De haber sido así, nuestra historia habría comenzado con un "Señor agente, aquella mujer de allí me ha robado la agenda" y habríamos aclarado todo el embrollo.
Jason dudo, trago saliva y bajando la vista dijo
- Por vergüenza. No fue cuando le quité la pistola cuando me robó, sino después.
Gerardo le hizo gesto de que continuara mientras daba una profunda calada al cigarrillo.
- Cuando se me escapó en el hotel, no me despistó del todo. La seguí hasta el aeropuerto. Y vi como se dirigía a las consignas. Fue a una de aquellas grandes, espaciosas.- hizo gestos describiendo las dimensiones, pero más bien parecía que definía a un puerta de discoteca.- si hubiera sabido lo que pretendía no me hubiera pillado desprevenido, pero ya dicen que la curiosidad mato al gato. ¿aquí también usan ese dicho?- interpelo a Vega.
- Continúe, no se distraiga.
- Si, lo siento. Bueno, el caso es que llegue a la taquilla en la que ella estuvo trasteando y, cuando se alejo, trate de abrirla.- por la expresión de sus ojos, Gerardo supo lo que venía a continuación.
- Pero ella no estaba lejos.
- No. Me agarro por detrás, del cuello. Me quito la agenda y un zapato, me metió el calcetín en la boca y me encerró allí dentro. Para cuando salí, ya estaba tomando el vuelo hacia aquí. Trate de alcanzarla pero, ¿sabe usted lo difícil que es correr con un solo zapato?
- Podía habérselo quitado y correr descalzo.- aconsejo Gerardo.
- Eso hice, pero lo que necesitaba entonces era tiempo y no lo tenía. Cogí el siguiente vuelo, solo unos minutos después, y el resto ya lo conoce.
Sonaron unos golpes en la puerta y la cabeza de otro agente apareció por un lado.
- Vega.- llamo el agente.- de la central. La han encontrado.
Ambos hombres se levantaron a la vez, pero el policía se impuso con una mirada llena de significado.
- Hablare con ella, a ver qué tiene que decir. Por el momento se quedará aquí hasta que se aclaren las cosas. No está acusado porque hay duda razonable, pero teniéndolo aquí evitaremos que se meta en líos.
Salió de la habitación sin atender a las protestas del periodista.
- La tenemos, se ha subido a un taxi. ¿La arrestamos?- escupió la radio cuando Vega contactó con los agentes encargados de la vigilancia.
- No, todavía no tenemos nada. Seguidla a ver a donde va. Luego me pasare por el hotel a interrogarla.
- Vaya, vaya.- exclamo el aparato.- No te vas a creer donde acaba de bajarse. Mejor que veas esto.
La mujer se apeó del taxi casi en el centro mismo de la ciudad.
Vestía un ligero vestido rojo, hasta medio muslo, adecuado a las temperaturas tropicales del país, y sobre los hombros un fino chal, también carmesí, protegía su nívea piel del sol. Una pamela burdeos, decorada con plumas, completaba el conjunto. Bajo el vestido se adivinaba un rígido corsé oscuro, que realzaba los ya de por si llamativos encantos de la muchacha.
Miro a la imponente mansión desde detrás de la verja y observo durante unos segundos a los dos guardias armados que custodiaban la puerta.
Seguidamente se encamino a uno de los numerosos teléfonos públicos que poblaban la zona. Las uñas pintadas de rojo metieron una moneda y pulsaron una serie de números. cuando contesto una voz pidió hablar con Sable, marco otra serie de cifras y colgó. Finalmente, entro en la casa.
- ¿Esta dentro?- pregunto Gerardo a la patrulla cuando llegó.
- Desde hace como cinco minutos. Hizo una llamada y se metió dentro.- replico uno de los policías.
- Vale, gracias. Desde aquí ya me puedo encargar yo. No quiero haceros perder más tiempo.
El otro policía intervino.
- No, no es molestia. De hecho creo que nos interesa quedarnos por aquí. Estarás de acuerdo en que es mucha coincidencia que tu chica misteriosa vaya a casa de Héctor Marques el mismo día de su llegada. ¿Sabes cuánto tiempo llevamos detrás de él?
- Supongo que el mismo que yo.- replico Gerardo.- Desde el principio. Desde sus tiempos de contrabandista de café, con su mula y sus sacos. Desde que decidió instalarse aquí a base de traer tabaco, alcohol y mujeres. Y desde que siembra los barrios de muerte rápida cuando se pelea con los otros, como perros por un hueso. O lenta, cuando envenena a jóvenes y mayores con su mercancía.- Vega se había exaltado cada vez más, pero no quiso llamar la atención, así que volvió a su coche y se propuso colaborar con sus compañeros, oteando la casa con unos prismáticos.

- Todo sea por pillar a ese cerdo.- se dijo.
El interior estaba exquisitamente decorado. Cuadros y tapices vestían las paredes y caras alfombras cubrían el suelo. Del techo colgaban delicadas arañas de cristal que brillaban en mil colores con el sol que entraba por los amplios ventanales. Morla inspeccionaba la casa, admirando cada obra de arte durante el recorrido de dos plantas hasta la sala de espera. Un guardaespaldas la acompañaba, sin quitarle ojo. En la entrada había preguntado por el señor Marques y entregado una tarjeta con un sol de cinco rayos dibujado, con un hexágono dentro. Enseguida la hicieron pasar. Al llegar a la sala, otro escolta se empleo a fondo, cacheándola. Pero se entretuvo demasiado en las piernas, y el vibrador del bolso le distrajo lo suficiente. Con risitas socarronas la acompañaron al interior.
Vega vio a través de la cristalera como la roja figura entraba en la estancia. El ala del sombrero le cubría hasta el puente de la nariz, por lo que no se distinguía bien la cara, pero pudo reconocer en ella la postura segura y casual de esa mañana. Al otro lado de la mesa, Héctor se levanto para saludarla. Alto, corpulento y peludo, no era difícil de reconocer. Abrió los brazos para atraerla hacia sí y darle sendos besos en las mejillas, mas ella extendió la mano para que se la estrechara y mantener las distancias. Al tiempo que el narcotraficante hablaba y se sentaba en la mesa, ella permanecía de pie, inmóvil, con los ojos en la penumbra. En un momento dado saco los brazos de debajo del chal y abrió su bolso.
- ¡Sera zorra!- exclamo Vega cuando ella saco el dildo, lo desenroscó y de su interior extrajo un frasquito con lo que parecía un liquido de algún tipo.
Morla tenía la mercancía en la mano.
- Morrigan. Neurotoxina experimental. Letalidad del 100%. Velocidad de propagación en condiciones optimas de una hectárea por hora.- dijo alzando el frasco- Una gota acabaría con este barrio en menos de un minuto. Enséñame lo tuyo.
Mantuvo el frasco en alto mientras Héctor tecleaba algo en el ordenador portátil. Luego lo giro hacia ella con la orden de transferencia en pantalla.
- 20 millones por adelantado, los otros 100 a la entrega. 200 litros la semana que viene, como acordamos.
- Excelente.- concedió ella, satisfecha.- es un placer hacer negocios con usted.
Le entrego la muestra a uno de los guardaespaldas y dio un paso para ofrecerle de nuevo la mano su anfitrión. Cuando la retiró, él se la miro extrañado y, abriendola, vio una pequeña figurita de carey con forma de tortuga. Antes de que pudiera decir nada, la mujer habia lanzado un candelabro contra el ventanal y se pegaba a él atrayendo hacia sí a un escolta tirando de su corbata. Vega se quedo sin aire debido a la onda expansiva. Había salido del coche para acercarse a la casa y ésta salto en pedazos. Oyó el cristal romperse y miro hacia arriba el tiempo justo para ver a la mujer de rojo, volando rodeada de cristales, agarrada a un hombre trajeado. A cámara lenta, giro sobre sí misma y se encogió, poniendo al hombre bajo ella. Al aterrizar se estiro violentamente, rodando sobre sus manos y echando a correr en cuanto sus zapatos de rubí tocaron el suelo. Tras de sí, el escolta, con la espalda destrozada por el impacto y el cuerpo cubierto de quemaduras, luchaba por respirar con dos agujeros gemelos en el pecho, donde sendos tacones se habían hundido. Gerardo sacudió la cabeza, aun desorientado por la explosión. Miro a la casa y, viéndola desperdigada por todo el vecindario, decidió perseguir a la chica.
El esfuerzo le dolía, aun no había recuperado el resuello y ya estaba corriendo a la máxima velocidad que le permitían sus piernas. Ella volaba sobre los tacones, dejando minúsculas huellas carmesí allí donde pisaba. Parecía una patinadora sobre hielo, realizando filigranas entre los alarmados transeúntes. Vega trataba de gritar que parara, identificarse como policía o incluso usar el walkie, pero sabía que si la perdía, seria para siempre. Le faltaba el aire.
Finalmente llegaron a la costa. Enormes acantilados vigilaban el lecho de rocas desde las alturas. Las dos figuras, perseguidor y perseguida, se recortaban sobre la roca viva en su ascenso sin sentido.
En alguna ocasión el policía se pregunto hacia donde estaba huyendo, pero, sabiendo que era una mujer de recursos, no aflojo el paso.
La tierra se acabo y la mujer frenó en seco viendo como un puñado de gravilla caía al mar, siendo engullido por el rompiente que fue a su encuentro. Se giro, para encarar a su perseguidor.
- Se acabo.- dijo resollando, el veterano policía, que no corría así desde la academia.- Estas acorralada.
- No crea, agente, dónde menos se espera, salta la liebre.- replico ella con el pelo revuelto alrededor de la cara, el sombrero dejado atrás en la explosión.
- Entrégate y tendrás una oportunidad.- insistió el policía, encañonándola desde una distancia prudente.- Si tratas de huir, tendré que dispararte.
- Haga lo que tenga que hacer. De todas formas la liebre nunca atrapa a la tortuga.
Con una grácil pirueta, salto por el acantilado. Gerardo cumplió su palabra y disparo. La bala impacto en la espalda de la mujer y el cuerpo cayo al agua. El policía, pesaroso, se asomo buscando un rastro sabiendo que no encontraría nada, al tiempo que usaba el walkie para informar de la situación. Tendría que soltar al periodista.

Emergió a 50 metros del acantilado y llenó sus pulmones con el aire enlatado y con olor a aceite de motor del interior del submarino. Subió por la escalerilla y el hombre manco le acerco una toalla.
- ¿Lo tienes?- inquirió el desconocido.
- Por supuesto.- aseguro ella entregando un pequeño aparato a cambio de la toalla.- se lo quité al guardaespaldas antes de irme.
- Buen trabajo.- felicitó desde detrás de las sempiternas gafas de sol.- confío en que no haya habido problemas.
- Ninguno en absoluto.
- ¿Y Marques?
- Me he encargado de él.- dijo risueña mientras se secaba el pelo.- por lo menos ha pagado por los 200 litros de detergente.
El hombre asintió, guardó el aparatito en el bolsillo de su gabardina y alargo el brazo hacia ella. Enterró la mano en el vestido y la saco poco después sosteniendo una bala completamente aplastada.
- Veo que el blindaje funciona.- sentencio el hombre antes de dejarla caer al suelo- Vístete, tienes trabajo. ¿Conoces Shanghái?
  • La Frase de Hoy: Fugit impius nemine persequente (El culpable siempre huye aunque nadie le persiga). Proverbios 28,1.
  • Para el que no lo Sepa: El cuento es una alegoria de la fabula de la liebre y la tortuga (lapin es liebre en frances, Morla es la vieja tortuga de la Historia Interminable de Ende y el Testudo era la formacion romana llamada tambien tortuga). El periodista esta basado en el Jasón de los Argonautas, ya que profetizaron su aparicion con una sola sandalia a su tío e ilegitimo rey de Yolcos, Pelias. Y si, ella tiene reminiscencias a Carmen Sandiego... con un vestido de Valentino.

03 marzo 2014

Empieza la fiesta



El mayordomo de la puerta se quedó mirando absorto la ristra de condecoraciones en la pechera del nuevo invitado. La música clásica llenaba la estancia donde una pequeña multitud de personas se exhibían con sus mejores galas. Un ligero carraspeo sacó al joven criado de sus ensoñaciones en las que imaginaba toda la acción que su trabajo no le permitía. El invitado le tendía un sobre con letras doradas en el que se leía:
El Sr. Salim Saleh tiene el honor de invitar al Coronel Erik Krupp a la fiesta que tiene a bien dar en su mansión de Kampala con motivo de la puesta de largo de su querida hija, el próximo 6 de abril de 1994.
Recogiendo la invitación, el recepcionista echó una ultima ojeada al hombre que tenia delante antes de dejarle pasar. El invitado vestía un uniforme de gala, una boina negra con una estrella roja de fieltro de cinco puntas bordada y una casaca verde oliva con charreteras, plagada de condecoraciones en su pechera izquierda. Las pequeñas chapas rectangulares refulgían a la luz de la inmensa araña del recibidor combinando su brillo metalizado con el colorido de la tela que codificaba cada misión. Cada una de aquellas insignias le había costado la vida a muchos hombres y la mente del muchacho transformaba las enseñas en lugares exóticos y aventuras interminables. Poco podía saber él que aquellas chapas no eran para el invitado más que malos recuerdos o simples trabajos en el mejor de los casos. No obstante un mercenario no puede ser condecorado oficialmente por ningún gobierno que le contrate, por lo que en realidad se trataban de enseñas hechas por el propio soldado de acuerdo con lo que se pudiera aplicar en su caso concreto. Rescatar a 200 niños secuestrados en un colegio por terroristas, medalla al valor. Socorrer a un destacamento de marines estadounidenses, mención de honor. Ser herido en combate, corazón púrpura. Ningún corazón púrpura destacaba entre las condecoraciones, en su opinión ser herido por el enemigo no tenía nada de honroso ni demostraba especial habilidad militar, así que la consideraba una distinción inútil. Una vez el militar transpuso la puerta, el chico volvió a la realidad de comprobar la invitación del resto de los pomposos invitados que su jefe había reunido allí.

Tras la recepción el hombre se encontró con la segunda de las barreras. Una barrera humana formada por dos hombretones trajeados que le interrumpieron el paso y amablemente le instaron a desprenderse de su sable de gala, aduciendo que nadie debía entrar armado a la fiesta, excluyéndose a ellos mismos, por supuesto. Lentamente, con parsimonia y sin la menor intención de dar una impresión equivocada, se llevó las manos al cinto y desabrochó el tahali del sable, entregándolo posteriormente manteniendo la vista al frente para que su campo de visión cubriera a los guardaespaldas. Aún en el último instante podría haberlo desenvainado y degollado a los vigilantes si hubiera sido necesario. No obstante, no era el momento. No hubo amenaza alguna. Una vez más solo cumplían con su trabajo.

La vetusta mansión colonial bullía de vida en su interior. La orquesta se afanaba en interpretar obras reconocibles a pesar de la poca cultura musical de los invitados. Uno de los numerosos criados que poblaban el salón se acercó discretamente al Coronel y le indicó que le siguiera. El anfitrión le esperaba en el piso de arriba. Mientras subía las escaleras se llevó la mano a la garganta, como para aclarársela. Carraspeó y susurró que estaba subiendo. Una voz en su oído izquierdo contestó a su mensaje.

El sonido de la música se fue atenuando según dejaban atrás el salón de baile. El bullicio de la fiesta, las voces, el tintineo de las copas al dedicar un brindis y las risas llegaban cada vez mas bajas. El Coronel y su guía cruzaron hasta un total de tres puertas vigiladas, giraron un pasillo a la derecha y fue entonces cuando Erik se dio cuenta de la magnificencia de la mansión. Durante todo el trayecto fue informando a su invisible compañero del itinerario que seguía, a lo que él, diligentemente, confirmaba cada dato con un susurro al oído. Finalmente llegaron a su destino. Tras llamar con los nudillos en la recia puerta de caoba, el criado se retiró no sin antes hacer un signo inequívoco al militar de que pasara.

Casi toda la luz de la habitación se concentraba sobre el escritorio donde varios hombres señalaban y hacían recorridos con el dedo sobre un mapa. Cuando la puerta se abrió, la mayoría de ellos miraron recelosos en dirección al extraño de ojos grises que acababa de entrar. Uno de ellos, que había estado sentado tras el escritorio hasta entonces, se levanto y, rodeando la mesa, se dirigió al recién llegado para darle efusivamente la bienvenida. Mientras su anfitrión le abrazaba y palmeaba la espalda, Erik tuvo tiempo de calibrar la situación. Aún sin girarse podía sentir a los dos guardaespaldas situados a ambos lados de la puerta, listos para la acción. Terminado el efusivo recibimiento Salim se dirigió de vuelta a la mesa prácticamente tirando de su invitado. Allí le presentó al resto de sus acompañantes. Aparte de media docena de militares ugandeses de alto rango se encontraban con ellos dos empresarios y un extraño individuo con maletín y con aspecto de abogado. Es extraño que dondequiera que se geste algo, bueno o malo, siempre se pueda ver a uno de estos individuos pululando por allí. El señor Saleh Teniente General del ejercito nacional de Uganda y hermanastro del Presidente Yowari Museveni era un hombre de chocolate. Nadie se habría atrevido a decírselo a la cara, por supuesto, pero su tez morena y angulosa recordaba tanto al color del chocolate con leche que la asociación era inminente para cualquiera con quien hablara. Ese color delataba su ascendencia Tustsi, una de las etnias enfrentadas desde finales del siglo XIX por el control de la zona. En esta ocasión además, vestía el uniforme de gala de su país, de color chocolate blanco. Si no hubiera sido por su pose marcial, habría recordado a una deliciosa chocolatina. Aparte de eso era militar hasta en el bigote pulcramente recortado.

- Me alegra que haya podido venir, Sr. Krupp.- indicó Salim tras las presentaciones al tiempo que le alargaba una caja de habanos.- ¿Fuma?-

- No, gracias.- declinó educadamente Erik.- En realidad no me quedaré mucho. Unicamente me he acercado a decirle que no podré colaborar con Vd. en esta ocasión. Sé que tenía un gran interés en que dirigiera sus unidades, y créame, me halaga. Pero hay otros asuntos que requieren mi atención y Vd. ya sabe lo importante que es para mi cumplir con los contratos.- Tendiéndole la mano se incorporó y después de despedirse de todos y cada uno de los presentes, giro sobre sus talones y enfiló la puerta para marcharse. En la cara de Salim se veía reflejada la decepción de no poder contar con un especialista tan cualificado para su próxima operación. No obstante era algo poco importante, teniendo en cuenta la precisión con que estaba planeándolo todo.

- Una lástima.- suspiró para sí antes de volver al mapa tras unos segundos observando la puerta por la que había salido el mercenario.

Fuera empezaba a ponerse el sol. Tras recoger sus cosas Erik se dirigió a una furgoneta aparcada cerca de la casa a un lado del camino pavimentado que llevaba de la mansión a la carretera .

- ¿Qué tal he estado?- preguntó Erik al subir a la parte de atrás de la furgoneta mientras se quitaba la casaca y se desabrochaba la camisa.

- Muy convincente.- respondió un hombre castaño de mediana edad sentado frente a él que manipulaba un pequeño equipo de escucha.- Ya sabe lo importante que es para mi cumplir con los contratos.- repitió el hombre haciendo muecas intentando que la voz se pareciera a la de su compañero. Ambos se echaron a reír.

- Vamos, menos cháchara y a trabajar.- Les recriminó una voz desde la parte delantera de la furgoneta a través del pequeño ventanuco que separaba ambas secciones subrayando la frase con sendos golpes en el panel intermedio.

Una vez se hubo puesto su ropa habitual, consistente en un jersey táctico gris con trabillas rojas y unos pantalones verde oscuro embutidos en un par de botas militares, comprobó que su fiel perro dormía plácidamente. Asomando la cabeza hacia los asientos delanteros Frost se dirigió al conductor y al copiloto. El conductor era enorme y barbudo. Una masa de 170Kg. encerrada en 2,10 m. por 1,5 de ancho. Sus gigantescas manazas casi ocultaban el volante y la palanca de cambios gruñía cada vez que cambiaba de marcha. Ahora que era casi de noche, las gafas de sol que normalmente llevaba puestas habían sido retiradas sobre la frente, medio envueltas por la bandana que utilizaba. Era una costumbre extraña la de fabricarse una bandana con la bandera del país en el que estuviera actuando cada vez. A causa de esto la prenda que llevaba en esta ocasión sobre la cabeza era una sucesión de bandas amarillas, rojas y negras con el dibujo de una grulla coronada en alguna parte.

– Blizzard, algún día vas a hacer que nos maten.- le reprendió Frost en una ocasión.

- Pero capitán, - se disculpó- míralo como yo lo veo. Si nos atrapan los “buenos” lo podemos enseñar como símbolo patriótico y si nos pillan los “malos” lo usamos de trapo. De esta manera se quedan contentos y podemos seguir nosotros a lo nuestro.-

Por el contrario el copiloto era poco más que un chaval. La falta de alimentación en su Serbia natal le había supuesto ser un poco contrahecho, bastante lejos de la idea común que se tiene de un mercenario. A pesar de todo Flake, que es como le rebautizaron Frost y su equipo, suplía con astucia lo que le faltaba en fuerza. De esta manera con ayuda de Iceberg, quien ocupaba la parte de atrás, hacia las veces de trampero, lo que suponía un suministro casi inacabable de comida durante las misiones. Como ya he dicho el individuo que ocupaba la parte trasera del vehículo se llamaba Iceberg, si bien su nombre real, Ace Bërgenson, no difería mucho del otro. Ace era un especialista en electrónica. Antiguo empleado de Toiix Computers, al ser despedido encontró otra manera más lucrativa, a la par que emocionante, de ganarse la vida entrando a formar parte del grupo de Frost a las órdenes de Tnd Security.

- Date prisa.- urgió Frost a Blizzard.- o perderemos el Helicóptero.

- No te preocupes, jefe. Llegaremos enseguida.-

Realmente llegaron enseguida al aeropuerto internacional Entebbe a 40 minutos de Kampala. Llegaron exactamente con el tiempo justo de comprobar que todo el trafico aéreo había sido cortado por la milicia local.

Blizzard desmontó del vehículo y se acercó a uno de los guardias armados del UPDF. Tras unos minutos hablando en inglés, el guardia comenzó a negar con la cabeza y extendió el brazo para hacer retroceder a Blizzard. Éste giró en redondo y volvió a la furgoneta seguido del soldado que con el arma apoyada sobre el hombro hacia señales para que dieran la vuelta y se alejaran de allí. En el trayecto de vuelta a Kampala, Blizzard puso al corriente a sus compañeros.

- Parece ser que han cortado todos los vuelos hasta nuevo aviso. Se ha decretado la ley marcial.-

- Pero ¿por qué?- exclamó Frost desconcertado- mira la hora que es. ¡Tenemos que estar en Kinshasa dentro de tres días! ¿Cómo vamos a recorrer cerca de dos mil kilómetros en 3 días sin un maldito helicóptero?-

- Relájate, Frost ¿vale?- le tranquilizó Blizzard- No tenemos que estar en Costa de marfil hasta dentro de una semana. Tenemos todo ese tiempo para hacer el recorrido hasta Kinshasa y luego preparar las cosas deprisa y corriendo para ir allí. No será fácil pero creo que a una media de unos 300 kilómetros al día podemos conseguirlo.-

- Vale, vale.- Frost echó la cabeza hacia atrás y se llevó las manos a los ojos para relajarse. Mientras se masajeaba levemente los globos oculares a través de los párpados continuó interrogando a Blizzard- ¿Y todo esto a qué viene? ¿Porqué cortan todo el trafico aéreo precisamente ahora?-

- Bueno, - contestó su interlocutor- al parecer, según el guardia, han derribado un avión de un misilazo en el aeropuerto de Kigali. Aún no se ha confirmado, pero se cree que Ntaryamira y Habyarimana iban dentro. Para capturar a los asesinos se han cerrado todos los aeropuertos cercanos.-

-¿Y quien es son esos?- inquirió la juvenil voz de Flake.

- Cyprien Ntaryamira, presidente de Burundi y Juvénal Habyarimana presidente de Ruanda.- aclaró Frost destapándose los ojos e incorporándose de nuevo.- Pero esto es Uganda. Ruanda y Burundi quedan al sur pero son otros países. ¿Porqué cierran nuestro aeropuerto?-

- No lo sé, Frost. Lo único que sé es que esto se va a poner caliente.-

1994 no iba a ser un buen año para los políticos. No fueron solo Ntaryamira y Habyarimana quienes murieron ese año. También gente tan influyente como Richard Nixon o Jaqueline Kennedy, entre otros, encontrarían su destino el 23 de abril y el 20 de mayo respectivamente.

Pero a diferencia de estos, la muerte de aquellos vendría seguida de una de las mayores olas de violencia de la historia. Un genocidio cuyas bases se venían sentando desde 1962.

Normalmente no es muy seguro viajar por un país centroafricano de noche. Desde animales salvajes a personas salvajes, cualquier cosa puede atacar el vehículo en el que te traslades. La falta de iluminación en las carreteras, la falta de señalización y la prácticamente total ausencia de cobertura telefónica hacía que un mero pinchazo en un neumático pusiera en peligro la vida de los viajeros. A la luz de los faros de la furgoneta, la carretera iba tomando forma. Era una de las pocas vías que en esa zona podía llamarse carretera en el más amplio sentido de la palabra. A pesar del estado del camino, el motor rugía y se desplazaban a una velocidad casi constante de 100 Km./h. Aún siendo una noche de abril las ventanillas estaban bajadas para evitar el bochorno. Pronto, tras el aumento considerable de la temperatura, empezaría a caer la pesada lluvia de la estación húmeda de marzo a agosto. En la parte de atrás de la furgoneta dormitaban Flake, Ventisca e Iceberg, aguardando el cambio de conductor cuando Blizzard o Frost, que se sentaban delante, estuvieran demasiado cansados para continuar. El camino que habían tomado tenia como destino Masaka, una ciudad destruida en 1979 y reconstruida posteriormente, utilizada más como lugar para dormir en los desplazamientos a Tanzania que como atracción turística. Ya a escasos kilómetros de la ciudad, se veía que las cosas no iban a ser tan fáciles como en un principio se pudo pensar. Una considerable cantidad de vehículos hacia cola frente a un control de carreteras. A la entrada de la ciudad, una fuerza armada compuesta por una decena de soldados revisaba la documentación y el interior de cada coche a fin de comprobar su contenido.

- Vaya por dios.- exclamó Blizzard al verlo.- Parece que se está poniendo más serio de lo que creíamos. Deben estar buscando gente armada o sospechosa.-

- ¡Oh, oh!- dijo Frost echando una ojeada a la parte trasera de la furgoneta donde varias armas automáticas se distribuían, al alcance de los ocupantes, dispuestas para cualquier emergencia.- Da la vuelta. No podemos pasar por aquí con esto. ¿Cuál es el paso alternativo más cercano?-

- Déjame ver.- contestó el conductor sacando un mapa de la guantera donde también guardaban un par de pistolas.- Estamos en Masaka. La idea era seguir hacia el sur por Mbarara y cruzar a la República Democrática del Congo por el sur del Lago Eduardo. Una vez allí ir a Bukavu y coger la autopista de los Grandes Lagos hasta Kinshasa.- Al tiempo que hablaba iba recorriendo el mapa señalando cada punto, como las distintas paradas de un rally.

- Bien, da la vuelta y trae el mapa. Voy a buscar una ruta alternativa pero sácanos de aquí.-

- Ok, jefe.- Dicho y hecho. Con suavidad y sin llamar la atención, Blizzard dio media vuelta al vehículo y enfiló el camino por el que habían llegado de vuelta a la capital. Frost observaba minuciosamente el mapa buscando un modo de llegar a Kinshasa cuando se le ocurrió algo. Alargó la mano y giró en dial de la radio para ponerla en funcionamiento. El sonido plagado de estática inundó la cabina. Girando suavemente el dial, Frost buscó una emisora que se entendiera lo suficiente y escuchó. A través del altavoz una voz profunda y desencajada arengaba a sus oyentes hutus a abalanzarse contra sus vecinos y conocidos tutsis y degollarles.

- Buscadles, buscadles en sus casas y matadlos. Quemad sus casas y degollad a sus familias.- Predicaban las emisoras ruandesas. El gobierno hutu de Ruanda estaba distribuyendo azadas y machetes preparando la masacre de los tutsis acusándoles del magnicidio y temiendo una invasión de los tutsis exiliados años atrás a la vecina Uganda. Esa noche en Ruanda comenzaría una espiral de violencia de 100 días de duración que acabaría con la vida de, al menos, 800.000 personas.

No seria sino hasta unas semanas después que las potencias internacionales mandarían transportes para evacuar a la población extranjera. Nadie podía, en ese momento, hacerse una idea de las consecuencias de aquella catástrofe.

- ¿Qué pasa?- Preguntó Flake desvelado por los gritos de la radio.

- Los Hutus están a punto de masacrar a los Tutsis. Contestó Frost preocupado afanándose en encontrar una salida del país.

- ¿Tootsie? ¿Cómo aquella película de un actor que se vestía de mujer?

- No, Tutsi. De Batutsi, una etnia africana de gente muy alta. Lo contrario a los pigmeos.

- Bueno, Frost, ¿hacia dónde?- interrumpió Blizzard con su profunda voz de bajo.- A este paso volveremos a llegar al aeropuerto y nos volverán a echar.

- Aquí está.- proclamó triunfante.- Desvíate hasta Fort Portal y desde allí podremos cruzar la frontera por el parque natural de Kahuzi-Biega.-

- ¿Kahuzi-Biega?- replicó Iceberg, quién se había despertado con la charla.- ¿no es allí donde están los gorilas de lomo plateado?-

- Si, pero no te hagas ilusiones. No creo que vayamos a ver ninguno. Por si no te has dado cuenta tenemos prisa.-

Al llegar al siguiente desvío giraron hacia la nueva dirección. Como habían supuesto comenzó a llover, de modo que al, ya de por sí, mal estado de la carretera tuvieron que sumarle el conducir con lluvia. Al amanecer llegaron a Fort Portal, una villa de pocos cientos de habitantes situada en la ladera norte de las Montañas de Ruwenzori, cuya importancia le viene dada por ser el punto de partida para explorar el Valle Semliki con sus aguas termales y la Reserva de primates de Kibale. Una vez allí, pararon a descansar y se aprovisionaron de todo lo necesario para el viaje. Compraron comida y agua suficientes, así como prendas de abrigo y demás utensilios necesarios para el transito por la jungla. Flake, además, adquirió alambre y una cantidad respetable de cordel.

Lo más recomendable para cruzar la jungla sería esperar a la noche y pasar la frontera al abrigo de las sombras. No obstante ni Frost ni su equipo tenían tiempo suficiente para hacerlo, por lo que tras dormir unas horas y abastecerse, llenaron el depósito de combustible y, con un par de bidones más para el camino, partieron. El calor era abrumador. Dentro de la furgoneta no había posibilidad de huir de él. El sol golpeaba en la carrocería negra sumando su calor al del motor, con intención de fundir a los tripulantes. Ventisca resollaba con esfuerzo suplicando algo fresco para lamer. Frost, atendiendo a sus súplicas, se concentró y congeló un poco de agua formando un pequeño carámbano para dárselo al sediento animal.

- El mío lo quiero de fresa, por favor.- dijo Iceberg igual de acalorado y exhausto que los demás.

- No. - replicó Frost- Hacer esto me deja exhausto, por eso solo lo hago cuando es estrictamente necesario.

- A veces creo que quieres demasiado a ese perro.- fue la respuesta que obtuvo.

- Tranquilo, de un momento a otro tendrás todo el agua fresca que quieras.

Entonces, como si aquellas palabras hubieran sido una plegaria o algo por el estilo, comenzó a llover. Las gotas, al caer, chocaban contra el metal recalentado del capó de la furgoneta y toda la estructura crujía ante el repentino cambio de temperatura. Las chapas blindadas de los laterales sonaban como si estuvieran a punto de desprenderse o combarse bajo una gran presión. Y súbitamente, el sol que segundos antes les achicharraba con su candente presencia, desapareció tras un manto de nubes que desbordaba todo un torrente de agua sobre ellos. Frost miraba de vez en cuando el cuentakilómetros y marcaba con un lápiz sobre el mapa los puntos recorridos mientras Iceberg y Flake jugaban a las cartas.

- ¿Crees que la gente se enterará de esto?- preguntó súbitamente Ace.

- ¿A que te refieres? – Intervino Blizzard.

- A esto... -dudó- Anoche oímos cómo la radio lanzaba a unos contra otros en el país vecino, quiero decir, ¿Crees que iba en serio? Ya sabes, ¿no será una especie de Guerra de los Mundos?.

- No lo creo – contestó Frost- Verás, te voy a contar un cuento. En 1962 aún faltaban tres años para que Ruanda fuera independiente de los belgas. A pesar de ser una colonia, los belgas les permitieron conservar sus jerarquías y demás por lo que en ese momento tenían un rey al mando. El rey era bueno, era justo y era todas esas cosas que se suelen decir del que tiene el garrote. Pero hete aquí que el rey justo, bueno y bondadoso murió. Lo normal hubiera sido que algún otro de su propia, ¿cómo diríamos? Etnia ocupara su lugar y de ésta manera otro Tutsi subiera al poder.

- Los altos ¿verdad?- expresó Flake en ese momento, más pendiente de la historia que del juego.

- Exacto, los altos. Los altos llevaban muchos años gobernando en esa tierra. Pero cuando el rey tutsi murió en 1962, fueron los bajitos oscuros quienes, con ayuda de las armas, subieron al poder. Entonces los hutus se dieron cuenta de que eran menos, y más bajos, que los tutsis. De modo que les amenazaron y les trataron mal hasta expulsarles. Cerca de 130.000 tutsis fueron expulsados de sus hogares a los países vecinos, como por ejemplo aquí, a Uganda. Los tutsis que quedaron fueron tratados, no ya como ciudadanos de segunda, sino como verdaderos animales. Tiempo después el ejercito de liberación de Uganda, fundado por el hermanastro de nuestro amigo Saleh, tomó el control de Uganda y... Bueno, ya le habréis visto por la microcámara. Alto, piel tostada... Los tutsis dominan la mayoría de los países que rodean Ruanda. De modo que a no ser que se anden con ojo, los hutus se pueden llevar una buena tunda. Si fuera mal pensado, que lo soy, diría que han sido los propios hutus quienes han atentado contra los presidentes y tener así un motivo para eliminar a los tutsis que queden en Ruanda. Su mano derecha, ese coronel Bagosora no me parece trigo limpio. Tengo entendido que Habyarimana estaba negociando una solución pacifica a las escaramuzas pidiendo apoyo internacional. Supongo que por eso estaba en aquel avión.

- ¿Cómo sabes tanto de la situación de ese país? No sabia que la historia estuviera entre tus hobbies.

- Y no lo está. Lo que ocurre es que siempre me informo de cómo esta la situación en el lugar al que voy antes de ir. De esa manera me aseguro de que os podré sacar vivos de allí. ¿No te lo enseñaron en la academia de mercenarios antes de graduarte?- apostilló Frost riendo.

- ¿Academia de Mercenarios? Yo no he estado en ninguna academia de mercenarios. ¿Qué academia de mercenarios?

- Si, hombre.- intervino Blizzard que había escuchado la historia y ahora contenía la risa a duras penas.- Donde te enseñan cómo salvarle el culo a los compañeros. Afganistán, El Líbano, Colombia, Camboya, Chechenia, Haití, Saigón, Iwo-Jima... -

Nuevamente todos echaron a reír, salvo Ventisca que gruñó y se dio media vuelta para volverse a dormir.

Al caer la noche ya habían recorrido toda la distancia que separaba Fort Portal de la frontera con la República Democrática del Congo. Tras todo el día de viaje, y varios cambios de conductor, se encontraban frente al parque nacional de Semliki que era lo único que les separaba del Kahuzi-Biega. La escasa luz de la luna casi nueva les protegía, mas los faros de la furgoneta delataban su posición. Se adentraron en el parque natural por un sendero de la jungla. El único por el que podía circular el vehículo sin chocar contra la vegetación. De pronto, al girar un recodo se vieron frente a un puesto de guardia vigilado por una veintena de hombres armados. Blizzard, quien estaba en ese momento al volante, consideró prudente obedecer las órdenes de los guardias y redujo la velocidad a fin de parar frente a ellos.

- Sigue, Zack, no te pares. Podría ser una trampa.- Fueron las indicaciones de Frost, desde el asiento del copiloto.

- Fíjate, llevan insignias de guardias de la reserva. Verán que no somos cazadores y nos dejarán pasar.- replicó el conductor reduciendo más.

- ¿Cuándo has visto guardias forestales con armas automáticas? No pares, Blizzard, es una orden.- masculló Frost inquieto.

Desoyendo imprudentemente el consejo de Frost y desobedeciendo la orden dada, Blizzard pisó el freno y detuvo el vehículo junto al guardia que se había aproximado a la ventanilla izquierda. Al mismo tiempo, otros tres individuos rodeaban la furgoneta en la penumbra con sus armas a punto. Una linterna rasgó la oscuridad y deslumbró a los ocupantes de los asientos delanteros. Golpeando ligeramente la ventanilla del conductor con la punta del arma, el jefe del grupo indicó que la bajaran. Antes de que Frost pudiera reaccionar, Blizzard obedeció y se encontró con la metralleta apuntándole directamente a la cara. Los hombres armados les ordenaron apearse y, a la luz de las linternas, les alejaron del vehículo y les llevaron junto con el mayor grupo de militares. A pesar de que aparentemente se trataba de guardias forestales, los hombres armados resultaron ser rebeldes congoleños pertenecientes al Ejercito de Liberación del Zaire. Tendían emboscadas a los convoyes, que transportaban suministros desde Uganda a las tropas democráticas en Goma, y los desviaban a sus propios almacenes. La guerra de guerrillas en esa zona era común. Disponiendo de una cantidad inmensa de jungla en la que esconderse, era prácticamente imposible para el ejercito legitimo controlar a los rebeldes o prever su siguiente lugar de ataque. Sumando a esto el hecho de que el ejercito democrático apenas disponía de efectivos suficientes para defender las partes más importantes del país, era impensable llevar a cabo una esterilización a gran escala de la selva.

Las luces de un jeep se encendieron alumbrando la furgoneta. Los rebeldes obligaron a Frost y a Blizzard a poner las manos sobre la cabeza y les despojaron de sus armas de cinto. Los tres hombres que aún permanecían con la furgoneta se dirigieron a la parte de atrás para revisar su contenido. Mientras dos apuntaban sus armas a las puertas, el tercero las abrió.

A Iceberg no le había dado tiempo de preparar las armas. Por tratarse de un especialista en explosivos, comunicaciones y guerra electrónica, no tenía una formación especifica de combate personal. Flake dormía y a pesar de lo feo del asunto no tenía mucho sentido despertarle hasta que fuera necesario. Ventisca, tan poco habituado al calor de esas latitudes, se encontraba amodorrado y exhausto. Con este panorama, los atacantes se envalentonaron y brutalmente los sacaron afuera. De poco le sirvió a Ace protestar, le ataron las manos con bramante y le pusieron junto al resto mientras preparaban una jaula para el perro y se llevaban al chico en brazos al jeep. Ventisca desconfiaba de los extraños y se movía perezosamente hacia la jaula que le habían dispuesto.

De pronto, Frost silbó. Mecánicamente Ventisca echó las orejas hacia atrás, enseñó los dientes y se lanzó contra el hombre armado más cercano. Casi 30Kg. de animal golpearon al desprevenido soldado que cayó al suelo. Ventisca gruñó y hundió repetidas veces los dientes en la garganta de su desafortunada presa, antes de saltar a por el siguiente. Desafortunadamente el resto de los rebeldes tuvo tiempo de reaccionar. Mientras aún se encontraba en el aire fue impactado por la culata de una de las armas y, perdiendo el equilibrio, cayo al suelo donde fue apaleado por la turba. Al ver esto Frost se enfureció e intentó ir en su ayuda, pero el soldado que tenía delante le puso el cañón en el pecho riendo. Frost detuvo su intención inicial y miró por el rabillo del ojo a Blizzard, que a su vez miraba con desprecio a los soldados, en busca de apoyo para su estratagema. Cuando quiso volver a mirar a Ventisca un rebelde con un pañuelo amarillo atado en torno a la manga levantaba su arma y lanzaba la culata de la escopeta en dirección a su cara. No pudo esquivar. Con un crujido las sombras le tragaron.
  • La Frase de Hoy: Si molestas a un perro, molestas a su dueño. Proverbio Ruandés.
  • Para el que no lo Sepa: Este es el inicio del relato anterior. En un principio Flake iba a ser mudo debido a un trauma de su infancia en el Libano, pero entonces seria demasiado mayor para el tiempo en el que transcurre el relato. Mas originalmente todavia, Frost estaría entrando en la fiesta que Pietro Romanoff daba en honor a su hermana May; la primera aventura de NILSA en la que aparecia. Todos sabemos cómo acabó aquello.